settings icon
share icon
Pregunta

¿Quién es el Espíritu de Verdad en Juan 14:17?

Respuesta


En Juan 14:17, Jesús dice,“el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” . Dado que la Reina Valera capitaliza Espíritu, los lectores modernos pueden inferir fácilmente que el espíritu en cuestión es el Espíritu Santo. Para entender por qué Jesús se refiere al Espíritu Santo como "Espíritu de Verdad", revisemos el contexto de Juan 14.

Juan 14 es parte del discurso del aposento alto (Juan 13-17), una colección de enseñanzas impartidas por Jesús a sus discípulos en la noche antes de su crucifixión. En estos últimos momentos, los discípulos estaban muy angustiados por la inminente partida de su amado amigo, Jesús (Juan 14:1). Por esta razón, Jesús tomó un momento extendido para calmar sus corazones turbados y asegurarles que "otro Consolador" estaba en camino (Juan 14:16).

El término griego traducido como "Consolador" (Juan 14:16, 26; 15:26; 16:7) es paráklētos. La forma de esta palabra es pasiva y significa "alguien que es llamado al lado". A petición del Hijo, el Padre enviará otro Consolador para alentar y exhortar a los discípulos.

El uso de la palabra "otro" por parte de Juan implica que los discípulos ya tenían un consolador—el que pronto partiría de la tierra. Aunque los escritores del evangelio nunca se refieren explícitamente a Jesús como un paráklētos, el término se le aplica en 1 Juan 2:1. Así, en el contexto de Juan 14:16, Jesús promete enviar a sus discípulos un consolador del mismo tipo, y ese consolador continuaría el ministerio que Jesús comenzó.

En Juan 14:17, se revela la identidad del consolador: Él es el Espíritu de Verdad (cf. Juan 15:26; 16:13). El Espíritu de Verdad es Dios el Espíritu Santo, la tercera Persona de la Trinidad. El Padre enviará al Espíritu para que acompañe a los discípulos. Se le llama el Espíritu de Verdad porque da testimonio de la verdad de Jesucristo (véase Juan 14:6).

En contraste con la obra del Espíritu Santo está la obra del diablo, un ser que no se mantiene "en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira" (Juan 8:44). Debido a que el mundo incrédulo sigue atrapado en las falsedades satánicas, no pueden recibir el Espíritu de Verdad (cf. 1 Corintios 2:14). Trágicamente, los incrédulos prefieren caminar por vista y no por fe, fallando en entender que la vista no garantiza nada.

En el momento de su bautismo, Jesús recibió el Espíritu Santo: Juan dio testimonio: “Y yo lo vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios” (Juan 1:34). Entonces, en cierto sentido, el Espíritu de Verdad ya estaba con los discípulos. Sin embargo, tras la partida de Jesús, los discípulos conocerán más íntimamente al Espíritu porque él estaría en ellos (cf. Romanos 8:9-11 y Efesios 1:13-14).

Antes de que los discípulos comenzaran su ministerio, Jesús les instruyó que permanecieran en Jerusalén para el prometido Espíritu Santo: "Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días" (Hechos 1:4‭-‬5). Una vez que el Espíritu Santo vino sobre ellos, estaban completamente equipados para proclamar el evangelio de Jesucristo (versículo 8).

Los creyentes deben ser agradecidos de que el Espíritu de Verdad esté con nosotros, en nosotros, y sobre nosotros. Porque, sin su guía y luz, no podríamos distinguir la verdad del error.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Quién es el Espíritu de Verdad en Juan 14:17?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries