¿Por qué Dios permite que Satanás nos ataque?



 

Pregunta: "¿Por qué Dios permite que Satanás nos ataque?"

Respuesta:
Los ataques de Satanás contra nosotros vienen en diferentes formas. 1) Satanás usa el mundo impío (que él controla, 1 Juan 5:19) para provocar los deseos carnales dentro de nosotros que nos seduce al pecado. 2) Usa el mundo incrédulo para intentar engañarnos con la "sabiduría" del mundo que se opone a la verdad de Dios. 3) Satanás utiliza falsos cristianos para intentar engañarnos con un evangelio falso centrado en un falso Jesús. 4) A veces nos aflige físicamente o a nuestros seres queridos con la enfermedad, el crimen, la tragedia o la persecución. Sabiendo que Dios es el gobernador soberano del universo, naturalmente nos preguntamos, ¿por qué Dios permite que Satanás nos ataque de estas maneras?

La Biblia enseña que Dios le permite a Satanás una cierta cantidad de libertad (ver Job 1:12), sin embargo esa libertad siempre es limitada. Satanás no puede hacer todo lo que desea. Satanás escoge atacar a los hijos de Dios (ver 1 Pedro 5:8), y su plan es siempre perverso; Satanás es un homicida (Juan 8:44). En cambio, el propósito de Dios al permitir ciertos ataques satánicos, siempre es bueno; Dios ama a Sus hijos (1 Juan 4:16). José enfrentó muchos ataques satánicos en su vida, pero al final él pudo hablar con confianza de dos efectos opuestos detrás de los mismos acontecimientos: "Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien" (Génesis 50:20).

No podemos culpar a Dios por lo que Satanás hace. Nuestra vulnerabilidad a los ataques satánicos comenzó con la elección de Adán para seguir las sugerencias mentirosas de Satanás en el jardín del Edén. Cuando Satanás atacó a Job por medio de la pérdida de su familia, sus riquezas y la salud, Job no culpó a Dios. Fíjese lo que dice Job 1:21-22, "y (Job) dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno".

En la medida que los creyentes experimenten los ataques de Satanás, pueden confiar en la verdad de Romanos 8:28, "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…" Por lo tanto, la suposición es que vamos a experimentar cosas "buenas" y cosas "malas", pero "todas" estas cosas se pueden hacer para ayudar a fines "buenos" mientras Dios obra en medio de eso. Así que, incluso los ataques de Satanás, aunque perversos, al fin y al cabo pueden y tendrán un "buen" resultado, en la medida que Dios los usa para que seamos semejantes a Cristo, Su Hijo (ver Romanos 8:29). Los ataques de Satanás, junto con todas las otras tribulaciones, pueden hacer que los creyentes amemos más a Dios, resistamos más a Satanás, practiquemos la paciencia y crezcamos más fuertes en la fe de muchas otras maneras. Alabemos a Dios por Su protección soberana. ¡Agradezcámosle por Su plan de hacer que todas las cosas, incluso los ataques de Satanás, "obren para bien" para nosotros!


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué Dios permite que Satanás nos ataque?