¿Qué significa que Dios no puede ser burlado?


Pregunta: "¿Qué significa que Dios no puede ser burlado?"

Respuesta:
Burlarse de Dios es faltarle el respeto, deshonrarlo o ignorarlo. Es una seria ofensa cometida por aquellos que no temen a Dios o que niegan Su existencia. La forma de burla más fácil de reconocer es la falta de respeto que se caracteriza por insultos verbales u otros actos de desprecio. Se asocia con el ridículo, la burla y el desafío. La burla es una actitud deshonrosa que demuestra baja estima, desprecio, o incluso abierta enemistad.

En la Biblia, la burla es un comportamiento y una actitud demostrada por el necio (Salmo 74:22), el malvado (Salmo 1:1), el enemigo (Salmo 74:10), el que odia el conocimiento (Proverbios 1:22; 13:1), el orgulloso (Salmo 119:51; Isaías 37:17), y el no enseñable (Proverbios 15:12). Un burlador va más allá de la simple falta de juicio para tomar una decisión consciente por el mal. Los burladores no tienen un espíritu de obediencia, de enseñanza, de discernimiento, de sabiduría, de adoración o de fe.

Los que se burlan de Dios se burlarán también del pueblo de Dios. El profeta Jeremías dice "fui escarnio a todo mi pueblo, burla de ellos todos los días" (Lamentaciones 3:14). La burla a los profetas de Dios era algo común (2 Crónicas 36:16). Los enemigos de Nehemías se burlaban de él (Nehemías 2:19). Los jóvenes de Betel se burlaban de Eliseo (2 Reyes 2:23). Y por supuesto nuestro Señor Jesús fue objeto de burla por parte de Herodes y sus soldados (Lucas 23:11), por los soldados romanos (Marcos 15:20; Lucas 23:36), por un ladrón en una cruz (Lucas 23:39), y por los líderes judíos que pasaron junto a la cruz (Mateo 27:41).

Es fácil para nosotros como creyentes señalar con el dedo a aquellos fuera de la iglesia que se burlan de Dios. Pero la burla más sutil contra Dios, y la más peligrosa, viene de aquellos de nosotros que estamos sentados en la iglesia. Somos culpables de burla cuando mostramos una apariencia de espiritualidad o de piedad, pero sin un compromiso interno o un cambio de corazón.

Charles G. Finney, un predicador del siglo XIX, escribió sobre los efectos de burlarse de Dios: "Burlarse de Dios es fingir que lo amamos y servimos cuando en verdad no lo hacemos; actuar de manera falsa, no ser sinceros y ser hipócritas en nuestras profesiones, fingiendo obedecerlo, amarlo, servirlo y adorarlo, cuando en verdad no lo hacemos. . .. Burlarse de Dios entristece al Espíritu Santo, y cauteriza la conciencia; y así los lazos del pecado se hacen cada vez más fuertes. En este proceso, el corazón se endurece gradualmente".

Dios advierte que se castigará la burla de lo que es sagrado. Sofonías predijo la caída de Moab y Amón, diciendo: "Esto les vendrá por su soberbia, porque afrentaron y se engrandecieron contra el pueblo de Jehová de los ejércitos" (Sofonías 2:10). Isaías 28:22 nos advierte que la burla hará que las cadenas del pecado de Judá se hagan más fuertes y que vendrá la destrucción. Proverbios 3:34 dice que Dios se burlará del burlador, pero dará favor a los humildes y oprimidos. En 2 Reyes 2:24 se registra el castigo que sufrieron los jóvenes que se burlaron de Eliseo.

Esto es lo que significa que Dios no es objeto de burla. Hay repercusiones por ignorar las directrices de Dios y elegir voluntariamente el pecado. Adán y Eva intentaron y trajeron la pena y la muerte al mundo (Génesis 2:15-17; 3:6, 24). El engaño de Ananías y Safira provocó un pronto y público juicio (Hechos 5:1-11). Gálatas 6:7 establece un principio universal: "No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará".

Dios no puede ser engañado (Hebreos 4:12-13). El pecado de Acán (Josué 7) y la huida de Jonás (Jonás 1) no eran desconocidos para Dios. Las palabras repetidas de Jesús a cada iglesia en Apocalipsis 2-3 fueron, "Yo conozco tus obras". Sólo nos engañamos a nosotros mismos cuando pensamos que nuestras actitudes y acciones no son vistas por un Dios todopoderoso y omnisciente.

La Biblia nos muestra el camino para vivir una vida bendecida, a veces por el buen ejemplo de mujeres y hombres piadosos y a veces por el ejemplo negativo de aquellos que eligen seguir otro camino. El Salmo 1:1-3 dice: "Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley del Señor está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará".

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa que Dios no puede ser burlado?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana