GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca de Dios > Dios es justo

¿Qué significa que Dios es justo?


Pregunta: "¿Qué significa que Dios es justo?"

Respuesta:
Cuando decimos que Dios es justo, estamos hablando de que es perfectamente justo en Su trato con Sus criaturas. Dios no muestra ninguna parcialidad (Hechos 10:34), Él ordena que no se maltrate a los demás (Zacarías 7:10), y Él ejecuta perfectamente la venganza contra los opresores (2 Tesalonicenses 1:6; Romanos 12:19). Dios es justo en el cumplimiento de las recompensas: " Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún" (Hebreos 6:10). Es igualmente justo en el cumplimiento de los castigos: "Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas" (Colosenses 3:25). La justicia y la rectitud, que siempre van de la mano, son el fundamento del trono de Dios (Salmo 89:14).

La justicia es importante para nosotros. Imagínese que Adolfo Hitler hubiera sido encontrado vivo, escondido en Alemania, y llevado ante un juez. Sus crímenes tardaron nueve horas para ser leídos, pero, al final, el juez dijo, "Veo lo que has hecho. Millones de personas asesinadas. Pero creo que has aprendido la lección, así que voy a dejarte ir". Golpeó el martillo y gritó: "¡Inocente!" ¿Qué se siente en nuestros corazones cuando consideramos tal escenario? Esa emoción es un ultraje a la injusticia. Sabemos que el veredicto no es justo, y nos parece intolerable. El mal requiere un castigo equivalente. Heredamos ese sentido de justicia de nuestro Creador, porque Él es justo.

Cada verdad en el universo es la verdad de Dios. Cada fórmula matemática, cada ley científica, cada límite en una relación, tiene sus raíces en el carácter de Dios. El conocimiento humano es sólo un descubrimiento de la verdad que ya existe. Dios ha escondido perlas de sabiduría en nuestro universo para que las encontremos. La justicia es una de esas verdades que no tiene un principio o una explicación. Si fuéramos simplemente materia evolucionada, la justicia no tendría sentido. Los humanos no tendrían derechos, ni código moral interno, ni deseo de lo eterno. Pero como hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:27), tenemos Su corazón en cuestiones de moralidad, valor, amor y justicia. Él es la completa encarnación de los rasgos que sólo poseemos en parte. Él es el amor completo (1 Juan 4:16). Él es la bondad completa (Salmo 106:1). Él es la misericordia completa (Salmo 25:10). Y Él es la justicia completa (Isaías 61:8).

Cuando Adán y Eva pecaron (Génesis 3), la justicia no podía pasarla por alto. Su crimen no nos parece tan grave. Pero considérenlo desde el punto de vista del cielo. El gran Señor Dios Todopoderoso, Gobernante indiscutible de todo, Señor de los ejércitos de ángeles, digno de toda adoración y alabanza, había sido desafiado por el polvo con el que había formado a la gente. Él había hecho estas criaturas para Su propio propósito y deleite. Les dio una lluvia de amor y abundancia. Pero también les dio libre albedrío. Lo hizo para que pudieran tener una relación genuina con Él, lo que significa que también podían elegir ir en contra de Él. Dios les dio un mandamiento: no coman de un árbol específico del jardín en el que los puso. Si lo hacían, morirían. Dios les mostró sus opciones y les informó de las consecuencias.

Dios proveyó amorosamente para Su creación y les advirtió lo que Él sabía que resultaría si no le obedecían. Pero Adán y Eva eligieron la desobediencia; eligieron seguir su camino en lugar del Suyo. Eva fue engañada por Satanás y pensó que tal vez Dios les estaba ocultando algo, así que comió el fruto que Dios había prohibido. Adán también comió el fruto. En ese momento la criatura cometió alta traición contra el Creador. La justicia exigía acción. Para que Dios pasara por alto o excusara la traición no sería justo. Puesto que Dios es justo, no puede crear una regla, establecer el castigo y luego no cumplirla cuando la regla se rompe. Ya que Dios también es amor, tenía una forma de satisfacer la justicia sin destruir a los seres humanos. La justicia requería la pena de muerte por alta traición, así que algo o alguien tenía que morir. Se trajo un sustituto para satisfacer las demandas de la justicia. Se mató a un animal inocente para cubrir a Adán y Eva, sirviendo como protección no sólo para su cuerpo, sino también para su pecado (Génesis 3:21).

Miles de años después, se cumplió la justicia de una vez por todas, ya que Dios envió a Su propio Hijo al mundo para ser nuestro sustituto (2 Corintios 5:21). Dios nos ha advertido amorosamente de las consecuencias negativas del pecado a lo largo de la historia, rogándonos que no nos separemos de Él y que vayamos por un camino que sólo conduce a la muerte (Romanos 3:23). "Haremos lo que nos plazca", hemos respondido. Dios no puede simplemente pasar por alto nuestra alta traición contra Él, o no sería perfectamente justo. No puede retractarse de Su amor, a pesar de nuestra rebelión, o Él no sería un amor perfecto. Así que Jesús llegó a ser el Cordero (Juan 1:29) que Dios sacrificó en el altar de la justicia. Cristo "murió por los pecados de una vez para siempre, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios" (1 Pedro 3:18).

Ya que la justicia ha sido satisfecha, Dios declara "Inocente" a todos los que están en Cristo (Romanos 3:24), los que invocan Su nombre (Juan 1:12). La justicia insiste ahora en que, una vez que se ha pagado por un pecado, no se puede volver a mencionar. Cuando nuestros pecados están bajo la sangre de Su sacrificio, Dios ya no los tiene en contra nuestra (Romanos 8:1; Colosenses 2:14; 1 Pedro 2:24; Isaías 43:25). Dios permanece justo; no está violando Su propio código de justicia al perdonar a aquellos que merecen sus consecuencias. La salvación es una consecuencia justa porque Dios ha pronunciado la muerte y la resurrección de Jesús suficientemente para satisfacer Su ira. La maldición de la Ley que justamente merecíamos, fue llevada por Jesús en la cruz (Gálatas 3:13).

Dios es justo, y Su justicia es una parte indispensable de Su carácter de la misma manera que Su amor y Su misericordia son indispensables. Sin Su justicia, el pecado quedaría sin control. El mal reinaría. No habría recompensa por la obediencia. No podríamos respetar a un dios que no fuera justo. Miqueas 6:8 resume las tres principales cualidades que Dios quiere ver reflejadas en nosotros: "Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios".

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa que Dios es justo?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana