settings icon
share icon
Pregunta

Si Dios es amor, ¿por qué condena la homosexualidad?

Respuesta


Un argumento común para la aceptación de la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo es que, si Dios es amor, no condenaría el amor de los demás. El mayor problema con esto es de qué tipo de "amor" estamos hablando.

Primera de Juan 4:8 dice: "El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor". El "amor" al que se hace referencia aquí es el griego agape. Este tipo de amor es el acto consciente de sacrificar los propios deseos, la comodidad e incluso el bienestar por el bien de otro. Es el amor que envió a Jesús a morir en la cruz por nuestros pecados (Romanos 5:8). Y el amor que hizo que Dios lo enviara (Juan 3:16). La mayor realización de este amor es sacrificar la propia vida por otro (Juan 15:13).

La pregunta, entonces, es ¿qué constituye el bienestar de otro? El mundo y tal vez incluso nuestra propia sensibilidad podrían decir que permitir que otro viva en una relación homosexual es velar por su bienestar. La Biblia dice lo contrario. Romanos 1:26 dice que es vergonzoso y deshonroso. Primera de Corintios 6:9 dice que esto alejará a una persona del reino de Dios. Primera Corintios 6:18 dice que el comportamiento homosexual es un pecado contra el propio cuerpo.

Si esto es cierto y la conducta homosexual es una deshonra, una separación de la bendición de Dios y un daño a uno mismo, entonces lo que hay que hacer amorosamente es mantenerse alejado de ella. Motivar a otros para que se entreguen al pecado es animarlos a rechazar las bendiciones de Dios en sus vidas. Es lo contrario del amor.

Dicho esto, los que tienen atracciones homosexuales tienen una necesidad desesperada de amor. Aunque estén de acuerdo con la Biblia en que la homosexualidad es un pecado y decidan no buscar la satisfacción de sus deseos sexuales, deben encontrar amor en otras relaciones: el amor abnegado de ágape y la compañía amistosa de phileo. Cuando se satisfacen nuestras necesidades emocionales y sociales de amor, es menos probable que busquemos satisfacción en formas no bíblicas. No es diferente para los heterosexuales solteros que para los que tienen atracción homosexual.

¿Puede alguien con atracción sexual hacia el mismo sexo ser sanado y convertirse en heterosexual tanto en pensamiento como en deseo y acción? Es posible, pero no es seguro. Ser salvado y perdonado no le libra a uno de la tentación. Para el creyente, mientras la atracción por el mismo sexo esté presente, la abstinencia es crucial, como lo es para cualquiera que no esté en un matrimonio heterosexual. Los creyentes no deben aprobar las relaciones sexuales fuera de un matrimonio heterosexual, aunque muestren el amor agape y phileo.

Es una mentira que todos los seres humanos necesitan satisfacción sexual (Mateo 19:12). Es una mentira que el sexo equivale al amor. El Dios que nos creó insiste en que el sexo es una expresión de amor entre un hombre y una mujer casados. Fuera de ese contexto, el sexo es dañino y muy poco amoroso. Si amamos a los demás, no los animaremos a pecar, haciéndoles daño. En cambio, seguiremos el mayor mandamiento y les brindaremos el verdadero amor que necesitan de nosotros.

English



Retornar a la página inicial de Español

Si Dios es amor, ¿por qué condena la homosexualidad?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries