settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo debe un cristiano ver la psicoterapia?

Respuesta


La psicoterapia, o asesoramiento psicológico, es la práctica de intentar curar los problemas emocionales y mentales de una persona. A menudo, la práctica terapéutica se centra en conversaciones regulares entre un consejero y un cliente, conocidas como "terapia de conversación". Estas sesiones pueden incluir la exploración de pensamientos, miedos e historias personales inquietantes. También pueden incluir ejercicios para ayudar a ajustar los pensamientos o comportamientos problemáticos. A menudo, a los clientes se les asigna "tarea" entre sesiones que pueden consistir en cosas como observar y anotar emociones o comportamientos, intentar modificaciones de pensamientos y comportamientos, etc. A veces, los psicoterapeutas trabajan en colaboración con médicos también. El objetivo general de la psicoterapia es aumentar la conciencia y el entendimiento de una persona sobre las posibles causas de sentimientos y comportamientos no deseados, para así lograr una disminución en las emociones y comportamientos no saludables.

Diferentes psicoterapeutas basan sus prácticas en diferentes teorías psicológicas y emplean diferentes modalidades y técnicas de tratamiento. La psicoterapia también cubre una amplia gama de problemas emocionales y de comportamiento. Estos pueden incluir cosas como problemas de relación, depresión, ansiedad, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático, manejo de la ira, recuperación de adicciones, discapacidades de aprendizaje y más. Por lo tanto, es extremadamente difícil dar una visión cristiana de la psicoterapia en su conjunto. Dicho esto, a veces los cristianos tienen preocupaciones con la psicoterapia. Exploraremos algunas de las razones por qué.

Algunos cristianos creen que la psicoterapia ignora la realidad del pecado y en cambio, etiqueta los problemas de pecado como trastornos mentales. Aseguran que la psicoterapia mitiga la responsabilidad personal al excusar los pensamientos y comportamientos problemáticos como enfermedad en lugar de como cosas que superar. Parece que esta afirmación solo se hace para ciertos diagnósticos de salud mental y no para todo lo clasificado por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales o para problemas no diagnosticables. Es cierto que algunos psicoterapeutas desprecian el pecado y la responsabilidad personal. Sin embargo, dado que el objetivo de la psicoterapia es generalmente superar la enfermedad, tener un diagnóstico no se suele ver como un "pase libre" para comportarse de cualquier manera que una persona quiera.

Otros cristianos reconocen que tanto los trastornos mentales como el pecado son reales. No todos los trastornos mentales clasificables están relacionados con el pecado, sino que son una consecuencia general de la caída y la realidad de la muerte y la decadencia que nuestro mundo ahora soporta. No todos los pecados son clasificables como trastornos mentales por la comunidad psicológica. Estos cristianos ven la psicoterapia como una herramienta para ayudar a superar problemas. Dirían que tener un diagnóstico de salud mental no mitiga la responsabilidad personal de manejar nuestras emociones y comportamientos; más bien, ayuda a explicar por qué una persona podría ser particularmente propensa a una respuesta emocional o de comportamiento específica. Estos cristianos dirían que la psicoterapia podría ayudar con herramientas prácticas para reconocer y superar el problema.

Algunos cristianos consideran imposible desvincular la práctica de la psicoterapia de la visión del mundo humanista en la que se basan muchas teorías psicológicas. También podrían ver cómo la psicoterapia se usa como una religión o salvador en las mentes de algunos, y por lo tanto, la descartan por completo. Otros cristianos ignoran la base de la mundo de las teorías específicas e integran lo que ven como las porciones útiles de la práctica psicológica en la visión del mundo bíblica que rige sus vidas. Estos cristianos no despreciarían lo que la Biblia dice sobre nuestra necesidad de salvación, la curación disponible en Jesucristo, o cómo debemos vivir como resultado de conocerlo. Pero también verían la psicoterapia como una herramienta posible que podría ser útil para algunos en ese proceso de curación. No verían cosas como explorar el pasado, reconocer y expresar las propias emociones, y usar técnicas de modificación del comportamiento como contradictorias a la Biblia. Tampoco los verían como un reemplazo para el crecimiento espiritual.

Quizás uno de los factores más complicados en la psicoterapia es que depende mucho del terapeuta y del cliente. El Código de Ética de la Asociación Americana de Consejeros (2014) pide a los terapeutas que sean neutrales: "Los consejeros son conscientes y evitan imponer sus propios valores, actitudes, creencias y comportamientos. Los consejeros respetan la diversidad de clientes, aprendices y participantes en la investigación, y buscan capacitación en áreas en las que corren el riesgo de imponer sus valores a los clientes, especialmente cuando los valores del consejero son inconsistentes con los objetivos del cliente o son discriminatorios por naturaleza" (Sección A.4.b; www.counseling.org/docs/default-source/ethics/2014-code-of-ethics.pdf?sfvrsn=2d58522c_4, consultado el 20/10/2020). Aunque este código ético es bien intencionado, la terapia por su naturaleza está cargada de valores. Un terapeuta que no tiene una visión del mundo bíblica puede aceptar la visión del mundo bíblica del cliente y apoyarla. Pero ese terapeuta también podría pensar que la creencia del cliente en Dios y su Palabra es parte del problema que llevó al cliente a la terapia. Esto también puede ser un problema para los terapeutas cristianos que intentan actuar dentro de los límites éticos de su profesión y que creen que una visión del mundo bíblica es lo que sería más útil para sus clientes.

Ya sea evitando toda la psicoterapia o utilizándola como una herramienta, todos debemos tener cuidado de estudiar la Palabra de Dios y confiar en Él como nuestra fuente de verdad. Segunda Timoteo 3:16-17 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Hebreos 4:12 habla de cómo la Palabra de Dios puede discernir incluso nuestros motivos e intenciones. El Salmo 119:105 dice que la Palabra de Dios es una luz para nuestro camino. Es prudente examinar todo lo que podamos aprender en la psicoterapia a través del lente de lo que la Biblia realmente dice.

También necesitamos seguir las instrucciones que Dios nos da para vivir, no solo en nuestras vidas personales sino en comunidad. Esto incluye nuestros comportamientos. Pero también implica nuestra relación personal con Dios. No solo debemos leer regularmente su Palabra para conocerle mejor, sino que debemos recurrir regularmente a Dios en oración (Hebreos 4:14-16; 10:19-23). Un psicoterapeuta no puede reemplazar a Dios en nuestras vidas. La Biblia también nos anima a participar regularmente en la comunión cristiana. Debemos llorar y alegrarnos con los demás (Romanos 12:15); estamos para animarnos y exhortarnos unos a otros (Hebreos 3:12-13; 10:24-25). La psicoterapia no es un sustituto de la iglesia.

No importa cómo un cristiano en particular vea la psicoterapia, todos podemos estar de acuerdo en que la curación y transformación definitiva solo vienen de Dios. Nuestro principal problema como humanos es la separación de Dios debido al pecado (Romanos 3:23; 6:23). Solo por la gracia de Dios a través de la fe en Jesús podemos ser reconciliados con Él (Efesios 2:1-10). Cuando lo hacemos, entramos en un proceso de transformación en el cual aprendemos a poner el pecado a muerte y a vivir como Dios quisiera que viviéramos (2 Corintios 5:17-21; Romanos 12:2; Filipenses 2:12-13). Todavía sufrimos dificultades y adversidades en la vida, pero Dios está con nosotros (Santiago 1:2-18; Romanos 8:28-30). Podemos apoyarnos en Él para nuestras necesidades y confiar en Él para transformarnos (1 Pedro 5:6-9; Filipenses 1:6; 4:6-9).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo debe un cristiano ver la psicoterapia?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries