settings icon
share icon
Pregunta

¿Deberían los cristianos educar en casa a sus hijos?

Respuesta


La pregunta de si los cristianos deberían educar en casa a sus hijos es algo con lo que muchas familias luchan. La Biblia nos dice que los hijos son un regalo del Señor, creados especialmente para Su placer y propósito divino (Salmo 127:3-5; 139:13-16). Dios nos ha confiado a nuestros hijos por un tiempo muy corto, durante el cual los padres tienen la responsabilidad de entrenar, instruir, criar y disciplinarlos, así como supervisar su educación (Efesios 6:4). Es imprescindible que los padres cristianos enseñen la Palabra de Dios a sus hijos desde una edad temprana, mostrándoles cómo incorporarla en sus vidas diarias, confiando continuamente en Dios. La formación espiritual es incluso más importante que la formación académica, y no ocurre por accidente; debe ser intencional y habitual. La pregunta es qué modo de educación logrará mejor estos objetivos.

Hay muchas razones excelentes para decidir educar a los niños en casa como una alternativa a la escuela pública. La libertad que tienen los padres para elegir el currículo de educación en casa permite que las materias académicas se enseñen a través de una visión del mundo bíblica en lugar de una secular. En lugar de enseñarles la teoría de la evolución, por ejemplo, los niños pueden aprender cómo Dios creó los cielos y la tierra. En tiempos bíblicos, los niños eran educados y socializados principalmente por sus familias y simplemente al vivir y trabajar en la sociedad. En lugar de ser colocados en aulas segregadas por edades durante la mayor parte del día, aprendieron a comunicarse con adultos y niños de todas las edades.

Las escuelas públicas, e incluso algunas privadas y cristianas, pueden ser campos de batalla espirituales para nuestros hijos. Pueden verse inundados con doctrina anti-cristiana, moralidad relativa, y teorías humanísticas seculares. La Biblia dice: "No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33, RVR1960). Los niños tienden a adoptar los valores de aquellos con quienes pasan más tiempo, lo que hace crucial que los padres que no opten por educar en casa pasen un tiempo significativo adoctrinando a sus hijos en la verdad de las Escrituras. En las escuelas, están expuestos a los sistemas de valores de estudiantes, profesores y personal no cristianos. Se les puede decir que la homosexualidad es simplemente un "estilo de vida alternativo", que el aborto es aceptable, y que el sexo antes del matrimonio es normal y saludable. El niño que está bien versado en los principios bíblicos verá fácilmente la falsedad de estas afirmaciones y puede ser utilizado por Dios para contrarrestar las mentiras con Su verdad.

Académicamente, los estudios han demostrado que los niños se desarrollan mejor en casa que en la escuela. Incluso los mejores profesores de escuelas públicas no tienen la capacidad de pasar un tiempo de calidad de uno a uno enseñando a cada estudiante. Aunque muchos profesores trabajan mucho, están dedicados y tienen en el corazón el mejor interés de sus alumnos, nada puede compararse con el amor y la inversión que los padres pueden proporcionar a sus hijos.

Al mismo tiempo, la educación en casa no es para todos. Una variable importante a considerar en la educación en casa es si uno tiene los dones apropiados y/o una formación adecuada o habilidades de enseñanza para educar en casa de manera efectiva (y en algunos estados, legalmente). Algunos estados requieren credenciales académicas específicas y tienen criterios estrictos para la educación en casa. Además, la educación en casa requiere un sacrificio significativo de tiempo, energía y paciencia para ser efectiva. Todas estas cosas deben considerarse antes de emprender los retos monumentales inherentes a la educación en casa. La educación en casa no necesariamente debe abarcar toda la carrera académica de un niño, ya que tales decisiones estarán afectadas por las variables cambiantes de las opciones escolares y situaciones familiares. Los periodos de educación en casa pueden incluir solo porciones estratégicas de los años de primaria, intermedia o secundaria de un niño. Un tamaño no se adapta a todos, ya que típicamente ninguna situación familiar permanece estática.

Hay muy pocas cosas que podemos hacer en este mundo que sean más importantes que orar por nuestros hijos y criarlos para que tengan corazones que amen y ansíen servir a Dios. En última instancia, los padres van a tener que responder ante Dios por cómo crían y educan a sus hijos. La educación en casa puede no ser Su respuesta para cada familia, y no hay una sola "forma correcta" de educar a los niños. Cada familia necesita considerar con oración si la educación en casa, la educación privada, la pública o la cristiana es la correcta para ellos.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Deberían los cristianos educar en casa a sus hijos?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries