settings icon
share icon
Pregunta

¿Dice la Biblia algo sobre cómo afrontar la pubertad?

Respuesta


La pubertad es la etapa de la vida en la que los niños comienzan a desarrollarse física y psicológicamente hasta convertirse en adultos con capacidad reproductiva. La edad de inicio de la pubertad varía individualmente, al igual que a través del tiempo y las culturas. En la actualidad, muchas niñas comienzan la pubertad entre los 10 y los 12 años, y muchos niños entre los 11 y los 13 años. En la cultura occidental moderna, la pubertad se asocia con la "adolescencia" o los "años adolescentes". Es importante señalar que la pubertad que produce un cuerpo maduro puede no producir simultáneamente un espíritu maduro.

En los tiempos bíblicos se consideraba la pubertad como el comienzo de la edad adulta. Primera de Corintios 13:11 es la declaración más clara sobre la distinción entre la infancia y la edad adulta: "Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño". La pubertad tiene como objetivo ser la etapa que separa las costumbres infantiles de las adultas. Implica algo más que el desarrollo del cuerpo. La pubertad es la época en la que se profundizan los pensamientos, se adquiere sabiduría y se dominan las habilidades que ayudarán al nuevo adulto a tener éxito en la vida. Aunque los jóvenes en la pubertad no pueden controlar la rapidez con la que sus cuerpos pueden cambiar y desarrollarse, sí pueden asumir la responsabilidad de su propia madurez espiritual y emocional.

Gran parte del libro de Proverbios fue escrito por un padre a su hijo al borde de la madurez (ver Proverbios 3:1-4; 4:1-13; 5:1; 7:1). Este padre estaba transmitiendo sabiduría e instrucción que su hijo ahora tenía la capacidad de entender y utilizar. En la antigua cultura judía, la infancia terminaba cuando comenzaba la edad adulta. Las mujeres jóvenes aprendían de sus madres y abuelas las habilidades necesarias para mantener un hogar y criar a los hijos. Los jóvenes trabajaban con sus padres y hermanos tan pronto como podían y generalmente seguían el oficio de sus padres, a menos que fueran aceptados en la escuela rabínica.

Lucas 2:41-52 nos ofrece un panorama de la primera etapa de la vida de Jesús durante la pubertad. Se le permitió ir al templo de Jerusalén para la Pascua a la edad de doce años. En su viaje de vuelta a casa, Sus padres se dieron cuenta de que Jesús no estaba entre el grupo que había viajado juntos. Preocupados, José y María regresaron a su casa y tres días después lo encontraron en el templo discutiendo teología con los rabinos. A los doce años, Jesús era capaz de mantener serias discusiones con Sus maestros.

Los aumentos hormonales que provocan la maduración física también pueden alterar la química del cerebro y la estabilidad emocional, lo que provoca conflictos y, a menudo, rebeldía contra la autoridad. Es habitual que un cuerpo adulto albergue un cerebro infantil, y ambos no son compatibles. Los años de la adolescencia son bien conocidos por su volatilidad, su falta de criterio y, desafortunadamente, por sus trágicos errores de por vida. Un joven que comienza la pubertad es sabio si reconoce que la frustración de los próximos años es temporal. En lugar de exigir derechos que tal vez no esté preparado para manejar, un joven sabio utilizará los años de la pubertad para escuchar a quienes tienen más experiencia en la vida (Proverbios 1:8), desarrollar el autocontrol (Proverbios 16:32) y esforzarse por crecer espiritualmente, así como el cuerpo crece físicamente (2 Pedro 3:18). Cuando los padres y los hijos trabajan juntos, la pubertad puede ser un tiempo emocionante de expectativa para todo lo que Dios tiene reservado para el futuro (Romanos 8:28-30).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Dice la Biblia algo sobre cómo afrontar la pubertad?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries