settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre el nepotismo?

Respuesta


El nepotismo es el acto de mostrar favoritismo, especialmente en lo que se refiere a las oportunidades de empleo, basándose en el parentesco. Si un jefe pasa por alto a varios aspirantes calificados para contratar a su sobrino menos calificado en un trabajo, eso es nepotismo. La mayoría de las agencias gubernamentales y los empleadores públicos tienen políticas contra el nepotismo que evitan prejuicios basados en las relaciones. El nepotismo no es necesariamente malo, pero puede llevar a una discriminación injusta y a una injusticia en el lugar de trabajo.

Las excepciones a la mentalidad anti-nepotismo son los negocios familiares. “Jones y Hijos Plomería” implica que un hombre llamado Jones creó un negocio de plomería y trajo a sus hijos para ayudar cuando eran mayores. Eso no es nepotismo en el sentido estricto. Sin embargo, si Jones fuera elegido alcalde y quisiera contratar a sus hijos como asistentes, las leyes anti-nepotismo protegerían a la ciudad del favoritismo injusto hacia la familia Jones.

La Biblia registra varios casos de nepotismo, aunque en la antigüedad el nepotismo era una práctica aceptable. Cuando José era el segundo en poder después de Faraón, su familia vino a buscar grano durante la hambruna. Con la bendición de Faraón, José los invitó a quedarse en Egipto y hacer de él su hogar. “Así José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en la mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón” (Génesis 47:11). Debido a su relación con José, Jacob y sus hijos y sus familias recibieron el trato real. En esos días, los funcionarios del gobierno podían hacer prácticamente cualquier cosa que quisieran, así que darle a la familia de José un gran pedazo de tierra estaba dentro del poder de Faraón. No dio a otros extranjeros dignos la misma oportunidad. Hoy lo llamaríamos nepotismo.

Durante el reinado de Saúl como rey de Israel, el nepotismo era evidente en su corte real: “El nombre del comandante del ejército de Saúl era Abner hijo de Ner, y Ner era tío de Saúl” (1 Samuel 14:50). Saúl nombró a su primo Abner como comandante de su ejército. Es fácil entender por qué el nepotismo era una práctica beneficiosa en una época en que los complots de asesinato eran comunes y la guerra era una ocurrencia regular. Los reyes necesitaban un círculo íntimo en el que pudieran confiar, ¿y quién mejor para confiar que un pariente con el que te has criado? El rey David hizo lo mismo. Su sobrino Joab, hijo de su hermana Zeruía, fue nombrado comandante de su ejército (2 Samuel 8:16; cf. 1 Crónicas 2:13–16).

Cuando Nehemías terminó de supervisar la construcción del muro alrededor de Jerusalén, nombró a su hermano Hananí como gobernador de Jerusalén (Nehemías 7:2). Hoy en día, tal movimiento provocaría un gran grito de “¡Nepotismo!” Pero en aquellos días, Nehemías era respetado por su perseverancia en la reconstrucción de la ciudad, por lo que su elección de liderazgo pasó sin cuestionamientos.

El nepotismo es incorrecto cuando usurpa el debido proceso y muestra favoritismo que afecta negativamente a personas inocentes. Cuando a alguien se le dan más ventajas simplemente porque es pariente de quien está a cargo, eso está mal. Romanos 2:11 nos dice que “no hay acepción de personas para con Dios”; como sus seguidores, debemos tener cuidado de gobernar nuestras vidas de la misma manera. Hechos 10:34–35 registra la revelación de Pedro de que Dios ya no limitaba su salvación a Israel sino que recibía a todas las personas por igual. Pedro dijo: "En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia."

Es tentador pasar por alto a los extraños y mostrar preferencia por alguien que conocemos bien. Pero dar un trato preferencial a alguien basado en la riqueza o la relación es denunciado en Santiago 2:1–9. La Regla de Oro por sí sola debería ser suficiente para convencernos cuando estamos tentados a participar en nepotismo (Lucas 6:31). Toda la Escritura nos insta a ver a cada ser humano como creado a imagen de Dios y merecedor de un trato justo (Santiago 3:9; Levítico 19:36; Lucas 6:27).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre el nepotismo?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries