settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre los hijos?

Respuesta


El término hijo en la Biblia se utiliza de varias maneras, pero siempre se refiere a una relación o vínculo. En hebreo, es ben (piensa en "Benjamín", que significa "hijo de mi mano derecha"), en arameo bar ("Simón Bar-Jonah" de Mateo 16:17), y en griego, auios. La mayoría de las veces se utiliza para indicar un descendiente directo, ya sea un hijo o un nieto. No obstante, hijo también se utiliza como metáfora para reflejar una característica, profesión o ciudadanía.

Básicamente, un "hijo" en la Biblia es un descendiente masculino directo. La palabra no se limitaba a la primera generación; cuando Pablo predicaba en Antioquía, denominaba a los judíos presentes "hijos de la familia de Abraham". Como ahora, la gente de aquella época utilizaba la palabra hijo para referirse a alguien más joven o de condición social inferior, como hizo el sacerdote Elí con Samuel (1 Samuel 3:16) y Jesús con el paralítico (Mateo 9:2).

Sin embargo, el término hijo suele tener un significado más profundo que se entremezcla con la genealogía. Cuando Jesús dice de Zaqueo en Lucas 19:9: "Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham", Jesús no sólo quería decir que Zaqueo era judío, descendiente directo de Abraham. Quería decir que Zaqueo tenía fe. Gálatas 3:7 lo explica: "Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham": Zaqueo era un "hijo de Abraham" porque participó en el Pacto de Abraham, que incluía la aceptación de la bendición de Cristo. Y en Mateo 1:1, cuando se identifica a Jesús como "hijo de David, hijo de Abraham", los términos no sólo significan que Jesús descendía directamente de David y Abraham (lo cual era así). En ambos casos, ser "hijo" significa seguir los pasos de alguien; emular las acciones de otro; continuar y, hasta cierto punto, cumplir la vida y el propósito del "padre". Los creyentes somos "hijos de Abraham", porque cumplimos la promesa que Dios le hizo a Abraham de que bendeciría al mundo a través de su descendencia (Génesis 12:3). Jesús es el "Hijo de David" porque es el cumplimiento de la promesa de Dios de que David siempre tendría un descendiente en el trono (2 Samuel 7:10-13). En estos casos, Abraham y David se convierten en algo más que personas o patriarcas; se convierten en la encarnación de una idea - específicamente, la obra de Dios en la humanidad -. Ser hijo es participar en el gran propósito de la vida de otro (Mateo 13:38; Lucas 6:35).

La palabra hijo también puede referirse al carácter o la identidad de una persona. Un "hijo de Aarón" era un sacerdote, un "hijo de Asaf" era un músico y compositor (2 Crónicas 35:14-15), y un "hijo de los profetas" era un profeta (2 Reyes 2:3). "Hijo de" también se usaba metafóricamente para identificar la naturaleza de una persona o un rasgo de su personalidad: A Jesús se le llama "Hijo de Dios", un título que comunica Su naturaleza divina (1 Juan 5:13); y los "hijos del trueno" - Santiago y Juan - eran conocidos por su personalidad algo extrovertida (Marcos 3:17). El término hijo podía referirse a la nacionalidad: un "hijo de Sión" era un judío, un ciudadano de Israel o Jerusalén. Hijo también indicaba religión: hijos de Quemos (Números 21:29) e hijos de Belial (Deuteronomio 13:13). Este es quizás el uso más nefasto de la palabra, ya que indica que los paganos seguían el propósito de estos dioses-demonios.

Así, ser "hijo" es estar estrechamente relacionado y aliado con una persona, lugar o característica. Esto es cierto también para los hijos biológicos. Génesis 5:3 identifica a Set como el hijo biológico de Adán, pero más aún como un "hijo a su semejanza, según su imagen". Cuando Rebeca e Isaac tuvieron gemelos, Isaac se identificó más con Esaú, mientras que Rebeca amaba a Jacob (Génesis 25:27-28). Ser hijo en el Israel de la época de Jesús era ser una extensión y un representante de los padres, especialmente del padre (Marcos 12:6).

Los consejos que se dan a los padres sobre los hijos son universales también para las hijas:

- Enseñarles sobre Dios (Deuteronomio 11:18-19)

- Enséñales a utilizar correctamente sus talentos y dones (Proverbios 22:6)

- No los frustres hasta el punto de que se vuelvan irrespetuosos (Efesios 6:4)

- Disciplinarlos adecuadamente (Proverbios 19:18)

- Provee para sus necesidades (Mateo 7:9)

- Perdonarles (Lucas 15:24)

- Comprender que son una bendición (Salmo 127:3-5)

Lo más importante que los padres pueden hacer por sus hijos es llevarlos a ser hijos de Dios. En última instancia, nuestros hijos no son de nuestra propiedad. Romanos 8:14 explica cuál debe ser nuestro objetivo final como padres: "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios". Un hijo puede heredar nuestros ojos, nuestra estatura o nuestro gusto por la vida al aire libre, pero lo más grande que puede heredar es nuestra fe y nuestra condición de hijos de Dios: "Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!" (Gálatas 4:6). Cuando nacen de nuevo, se convierten en algo más que nuestros hijos: se convierten en nuestros hermanos (Romanos 8:16-17).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre los hijos?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries