settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre la familia?

Respuesta


El concepto de familia es extremadamente importante en la Biblia, tanto en sentido físico como teológico. El concepto de familia se introdujo desde el principio, como vemos en Génesis 1:28: "Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra". El plan de Dios para la creación era que los hombres y las mujeres se casaran y tuvieran hijos. Un hombre y una mujer formarían una unión de "una sola carne" a través del matrimonio (Génesis 2:24), y ellos con sus hijos se convertirían en una familia, el fundamento esencial de la sociedad humana.

También vemos desde el principio que los miembros de la familia debían cuidarse mutuamente. Cuando Dios pregunta a Caín: "¿Dónde está Abel, tu hermano?" la respuesta de Caín es la frívola "¿Soy yo el guardián de mi hermano?". La implicación es que, sí, se esperaba que Caín fuera el guardián de Abel y viceversa. No sólo el asesinato de Caín a su hermano fue una ofensa contra la humanidad en general, sino que fue especialmente atroz porque fue el primer caso registrado de fratricidio (asesinato de un hermano).

La Biblia tiene un sentido más colectivo de las personas y de la familia que el que se tiene en general en las culturas occidentales de hoy en día, donde los ciudadanos están más individualizados que los de Oriente Medio y, definitivamente, más que los pueblos del antiguo Medio Oriente. Cuando Dios salvó a Noé del diluvio, no fue una salvación de un caso individual, sino una salvación para él, su mujer, sus hijos y las mujeres de sus hijos. En otras palabras, su familia fue salvada (Génesis 6:18). Cuando Dios llamó a Abraham de Harán, lo llamó a él y a su familia (Génesis 12:4-5). La señal del pacto con Abraham (la circuncisión) debía aplicarse a todos los varones de la casa de una persona, independientemente de que hubieran nacido en la familia o formaran parte del personal de servicio de la casa (Génesis 17:12-13). En otras palabras, el pacto de Dios con Abraham era familiar, no individual.

La importancia de la familia puede verse en las disposiciones del pacto mosaico. Por ejemplo, dos de los Diez Mandamientos tratan de mantener la cohesión de la familia. El quinto mandamiento relativo a honrar a los padres tiene por objeto preservar la autoridad de los padres en los asuntos familiares, y el séptimo mandamiento que prohíbe el adulterio protege la santidad del matrimonio. De estos dos mandamientos se desprenden todas las demás estipulaciones de la Ley de Moisés que buscan proteger el matrimonio y la familia. La salud de la familia era tan importante para Dios que fue incluida en el pacto nacional de Israel.

Este no es un fenómeno exclusivo del Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento establece muchos de los mismos mandatos y prohibiciones. Jesús habla sobre la santidad del matrimonio y contra el divorcio frívolo en Mateo 19. El apóstol Pablo habla de cómo deben ser los hogares cristianos cuando da los dos mandatos de "hijos, obedeced a vuestros padres" y "padres, no provoquéis a vuestros hijos" en Efesios 6:1-4 y Colosenses 3:20-21. En 1 Corintios 7, el cónyuge incrédulo es "santificado" a través del cónyuge creyente, lo que significa, entre otras cosas, que el cónyuge incrédulo está en condiciones de salvarse a través del testimonio del cónyuge creyente.

Centrémonos ahora en el concepto teológico de familia. Durante sus tres años de ministerio, Jesús echó por tierra algunas nociones predominantes de lo que significaba formar parte de una familia: "Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre" (Mateo 12:46-50). Ahora debemos aclarar algunos conceptos erróneos con este pasaje. Jesús no está diciendo que la familia biológica no es importante; no está descartando a Su madre y hermanos. Lo que está haciendo es dejar claro el punto teológico de que, en el Reino de los Cielos, la conexión familiar más importante es la espiritual, no la física. Esta es una verdad que se aclara explícitamente en el Evangelio de Juan, cuando el evangelista dice: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1:12-13).

Los paralelos son bastante claros. Cuando nacemos físicamente, nacemos en una familia física, pero cuando "nacemos de nuevo", nacemos en una familia espiritual. Para usar el lenguaje de Pablo, somos adoptados en la familia de Dios (Romanos 8:15). Cuando somos adoptados en la familia espiritual de Dios, la Iglesia, Dios se convierte en nuestro Padre y Jesús en nuestro Hermano. Esta familia espiritual no está vinculada por la etnia, el género o la posición social. Como dice Pablo: "pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa" (Gálatas 3:26-29).

¿Qué dice la Biblia sobre la familia? La familia física es el pilar más importante de la sociedad humana y, como tal, debe cuidarse y protegerse. Pero más importante que eso es la nueva creación que Dios está haciendo en Cristo, que se compone de una familia espiritual, la Iglesia, formada por todas las personas que invocan al Señor Jesucristo como Salvador. Se trata de una familia "de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas" (Apocalipsis 7:9), y la característica que define a esta familia espiritual es el amor mutuo: "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" (Juan 13:34-35).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre la familia?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries