settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre los disturbios?

Respuesta


Un motín es una violenta y ruidosa perturbación de la paz provocada por una multitud. Por lo general, los disturbios provocan daños a la propiedad y lesiones a las personas. Cada vez se producen más disturbios en todo el mundo, causados por cualquier motivo, desde la raza hasta la religión. A veces, una reunión pacífica puede convertirse en un motín cuando algo desencadena una fuerte emoción entre la mayoría de los asistentes. Con frecuencia, quienes se amotinan creen tener razón al expresar apasionadamente sus opiniones. Pero, ¿tienen razón? ¿Acaso la Biblia dice algo sobre los disturbios?

La Biblia menciona algunos disturbios, pero ninguno de ellos de forma favorable. Pablo fue víctima de alborotadores en varias ocasiones (2 Corintios 6:5; Hechos 17:5; 19:23-41). En cada caso, los celos y las mentiras estaban en el centro de la revuelta. Fue la intención cargada de odio por parte de los instigadores lo que encendió a los habitantes de la ciudad, muchos de los cuales ni siquiera estaban seguros de lo que estaba en juego. El hecho de que la mayoría de los alborotadores de Éfeso "no sabían por qué se habían reunido" dice mucho sobre la mentalidad de la multitud (Hechos 19:32).

El motín más infame de la Biblia ocurrió durante el juicio de Jesús ante Pilato. El gobernador no había encontrado ninguna falta en Él (Lucas 23:4; Juan 19:4). Sin embargo, los principales escribas y líderes religiosos estaban decididos a matar a Jesús, así que agitaron a la multitud (Mateo 27:20; Marcos 15:11). Aquí tenemos una pista sobre la naturaleza de la mayoría de los disturbios. Muchos de los que estaban en la multitud habían visto los milagros de Jesús, le habían oído enseñar en sus sinagogas, e incluso puede que hubieran sido sanos por Él. Sin embargo, bajo la influencia de líderes fervientes, rápidamente se volvieron contra Él. La misma gente que había gritado "¡Hosanna! ¡Hosanna!" sólo unos días antes (Marcos 11:9-10) ahora gritaban: "¡Crucifícalo!" (Marcos 15:13-14)

La mayoría de los disturbios comienzan con un instigador, alguien que tiene un plan. Los disturbios pueden parecer estallidos espontáneos de indignación colectiva, aunque una evaluación más detallada suele revelar que hay personas que están detrás de la escena y que están despertando las pasiones de la multitud. Los que esperan beneficiarse de los disturbios pueden utilizar un discurso incendiario, detalles exagerados y la cooperación de algunos colegas para hacer que los disturbios parezcan espontáneos. En otras palabras, los que incitan a los disturbios hoy en día utilizan las mismas tácticas que los escribas y fariseos en la época de Jesús.

Las personas que se ven envueltas en el fervor del momento no se dan cuenta de que están siendo utilizadas. Han sido manipulados para creer que están demostrando que tienen razón al saquear y destruir indiscriminadamente la propiedad de otros. La presión social es un motivador poderoso, y cuando todo el mundo a nuestro alrededor está enardecido por la furia, gritando opiniones y consignas y exigiendo un "cambio", es fácil dejarse arrastrar por la multitud. Sería interesante saber cuántos de los que exigieron la crucifixión de Jesús se arrepintieron después, cuando los ánimos se enfriaron. En Lucas 23:47 tenemos un indicio de un posible cambio de opinión. Un centurión que había ayudado en la crucifixión de Jesús se dio cuenta de repente de lo que había hecho y dijo: "¡Verdaderamente este hombre era justo!"

Los disturbios son una forma de anarquía, que la Biblia condena (1 Juan 3:4). Incluso si los alborotadores buscan promover una causa justa, lo hacen de manera pecaminosa. Así como el secretario de la ciudad de Éfeso recordó a los alborotadores de su ciudad: "audiencias se conceden, y procónsules hay...Y si demandáis alguna otra cosa, en legítima asamblea se puede decidir" (Hechos 19:38-39). No tener ley es considerarse una excepción a la ley o actuar como si no existiera. Los infractores creen que las normas no se aplican a ellos y se convierten en una ley para sí mismos. Eso es lo que ocurre en los disturbios. Incluso personas que normalmente respetan la ley pueden enardecerse con furia y auto justificación y decidir que su causa merece la pena de romper las leyes legales, morales y éticas. Pueden destruir propiedades, obstaculizar el transporte, hacer daño a personas inocentes y entorpecer la labor de las fuerzas del orden, que podrían dedicar su tiempo a tareas más valiosas. Los manifestantes se sitúan a sí mismos y a sus líderes por encima de la ley, y eso es pecado (Romanos 13:1-2). La ira, sobre todo cuando está motivada por la venganza o es difundida por los alborotadores egoístas, nunca es una vía confiable (Santiago 1:20). Los que se dejan controlar por ella pueden convertirse en participantes insensatos de disturbios perversos.

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre los disturbios?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries