settings icon
share icon
Pregunta

¿Dice la Biblia algo sobre los abuelos?

Respuesta


Cuando se escribieron la mayoría de los libros de la Biblia, los padres y abuelos ocupaban posiciones de honor. Se esperaba que los niños reverenciaran a sus mayores y aprendieran de ellos. Cuando Dios introdujo la Ley en la nación israelita, incluso incluyó un mandamiento para "honrar a tu padre y a tu madre" (Éxodo 20:12). Dios también hizo parte de su Ley que la persona más joven debería ponerse de pie en presencia del anciano como señal de respeto (Levítico 19:32). Implícito en este mandamiento se encuentra una actitud de respeto multigeneracional hacia los parientes mayores. Cuando los niños observaban a sus padres honrando a los abuelos, a su vez, asumirían esa responsabilidad cuando llegara su tiempo.

Proverbios 17:6 dice que “la corona de los viejos son los nietos”. Todos los abuelos entienden esa comparación. Existe un tipo especial de vínculo entre un abuelo y un nieto que beneficia a ambos. Alguien ha dicho con humor que "los nietos son la recompensa de Dios por no matar a tus propios hijos cuando eran adolescentes". Dejando el humor a un lado, hay cierta verdad en eso. Los nietos, como los niños, son una recompensa, una bendición del Señor y una forma en que Él es bueno con nosotros (Salmos 127:3).

En el Nuevo Testamento, se hace explícito el deber de un nieto adulto: "Pero si una viuda tiene hijos o nietos, que aprendan primero a cumplir sus deberes para con su propia familia y a devolver el bien recibido; pues esto agrada a Dios" (1 Timoteo 5:4, RV1960). Por lo tanto, el honor mostrado a un abuelo en necesidad es más que un mero respeto; es tomar medidas prácticas para apoyar al abuelo y hacer lo que sea necesario para satisfacer sus necesidades. Hacerlo es una parte natural del servicio al Señor.

Al igual que los nietos tienen obligaciones de amar, honrar y ayudar a sus abuelos, los abuelos también tienen responsabilidades hacia los hijos de sus hijos. Proverbios 13:22 dice que "el hombre de bien deja herencia a los hijos de sus hijos". Las personas justas viven sabiamente y transmiten su sabiduría, conocimiento y bendiciones materiales a sus nietos. En nuestros días, se ha vuelto común que los abuelos tengan la custodia total de sus nietos debido a la incapacidad o falta de voluntad de los padres para criar a sus propios hijos. Aunque esto es triste, también demuestra el amor único que tienen los abuelos que crea la disposición para comenzar la tarea de criar a un niño justo cuando se suponía que iba a terminar la crianza de los hijos. Pocos jubilados se ofrecerían voluntariamente para la carga emocional, financiera y física de criar a los niños nuevamente, pero, porque son abuelos, anteponen sus propios deseos a las necesidades de un nieto.

La Biblia brinda ejemplos de abuelos, y algunos de los abuelos eran malvados: 2 Reyes 11 relata la triste historia de Atalía, madre del rey Ocozías de Judá. Cuando Ocozías murió, la Reina Madre ordenó la ejecución de toda su familia real para poder tomar el trono. Desconocido para ella, una de las hermanas de Ocozías, Josaba, escondió a un nieto, Joás, en una habitación para que escapara de la furia sangrienta de su abuela. Él y su nodriza permanecieron escondidos en el templo durante seis años mientras su abuela gobernaba Judá. Cuando Joás tenía siete años, el sumo sacerdote lo sacó, lo ungió, le puso la corona en la cabeza y proclamó al pequeño Joás rey de Judá. Cuando Atalía vio esto, se enfureció, pero el piadoso sumo sacerdote ordenó su ejecución. Así, fue el asesinato de toda su familia por su propia abuela lo que dio inicio al reinado de cuarenta años del rey Joás de Judá.

Una relación inusual de crianza de los nietos se encuentra en el libro de Rut. La historia de Rut es una hermosa historia de amor y lealtad entre una joven viuda y su desconsolada suegra, Noemí. Aunque su esposo ha muerto, Rut elige quedarse con su suegra para cuidar de ella. Incluso deja a su propio pueblo, los moabitas, para seguir a Noemí de vuelta a Israel, donde conoce y se casa con Boaz. Cuando nace su primer hijo, la gente del pueblo felicita a Noemí, diciendo: "¡Noemí tiene un hijo!" (Rut 4:14–17). El niño no tenía ninguna relación de sangre con Noemí, pero, debido al amor y la conexión entre ella y Rut, adoptó al bebé como su propio nieto. Esto nos recuerda que la crianza de los nietos puede adoptar muchas formas. En estos días de familias rotas, divorcios y padres/madres de crianza, los hombres y mujeres piadosos que adoptan a los hijos de sus hijos como sus propios nietos son bendecidos, así como fue bendecida Noemí. Su nieto adoptivo, Obed, se convirtió en el abuelo del rey David.

Cuando Dios diseñó este mundo, estableció la familia como su medio para propagar la tierra y enseñarnos sobre el amor y las relaciones. Él pretendía que los ancianos enseñaran a los más jóvenes y que los más jóvenes reverenciaran a los mayores. Los abuelos juegan un papel único en este diseño. Libres de la responsabilidad de entrenar y disciplinar a un niño, los abuelos pueden ofrecer brazos abiertos, aceptación y un lugar seguro para que un niño corra cuando las cosas no van bien con mamá y papá. Los abuelos pueden brindar una sabiduría más allá de la de los padres, ya que ya han recorrido este camino muchos años antes. Sin embargo, un abuelo sabio nunca se inmiscuirá en una decisión parental frente al niño. El papel de un abuelo no es suplantar al padre, sino apoyar, alentar y aconsejar según sea necesario. Cuando los padres, abuelos e hijos cumplen sus roles según lo diseñado por Dios, toda la familia prospera.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Dice la Biblia algo sobre los abuelos?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries