settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre el TEPT?

Respuesta


La Biblia no dice nada específicamente sobre el Trastorno de Estrés Postraumático, o TEPT. Sin embargo, podemos obtener mucha orientación de algunas enseñanzas indirectas en la Biblia.

El Trastorno de Estrés Postraumático se desarrolla en algunas personas después de un evento traumático. El evento, o "estresor", podría ser exposición a la muerte o amenaza de muerte, lesión grave real o amenazada, o violencia sexual real o amenazada. El afectado puede estar expuesto directamente, indirectamente a través de la experiencia del evento por un familiar o amigo cercano, o extremadamente o repetidamente indirectamente expuesto a través de su trabajo (como primeros intervinientes, policías, militares o trabajadores sociales). Las experiencias traumáticas comunes son combate, accidentes de auto, desastres naturales, abuso, violación y violencia masiva. (Cabe señalar que el TEPT de combate es un poco diferente de otras formas de TEPT; esto se discutirá con más detalle a continuación). Después de tal evento, la mayoría de las personas mostrarán signos de estrés como sentirse al límite, ansiedad, miedo, ira, sentimientos de depresión, sensación de desapego, deseo de evitar recordatorios relacionados con el trauma, flashbacks, dificultad para dormir, dolores de cabeza, cambios en el apetito, irritabilidad, autoacusación, "culpa del sobreviviente", o sensación de entumecimiento. Para la mayoría de las personas, estas reacciones disminuyen y eventualmente desaparecen con el tiempo.

Aquellos que desarrollan TEPT tienen síntomas persistentes durante más de un mes. Otros síntomas para los afectados de TEPT incluyen re-experimentación intrusiva del trauma, como a través de recuerdos recurrentes e involuntarios, pesadillas o disociación; evitación de pensamientos o sentimientos relacionados con el trauma o los recordatorios externos; cambios negativos en los pensamientos o comportamiento, que incluyen la incapacidad para recordar detalles relacionados con el trauma, creencias negativas persistentes sobre uno mismo o el mundo, pérdida de interés, sentimientos de alienación o incapacidad para expresar emociones positivas; y cambios en la excitación o reactividad como irritabilidad, agresión, hipervigilancia, comportamiento imprudente o trastornos del sueño. En personas con TEPT, estos síntomas causan una discapacidad significativa en el trabajo o el funcionamiento social. El Centro Nacional de TEPT de Estados Unidos estima que hay 5.2 millones de adultos que padecen este trastorno en un año dado.

Las situaciones que causan el Trastorno de Estrés Postraumático son diferentes para diferentes personas, y no todos responden de manera similar a situaciones similares. No está claro por qué algunos desarrollan TEPT y otros no. Parece que la composición biológica, el tipo de soporte recibido después del evento, la presencia de otros factores de estrés en la vida y tener mecanismos de afrontamiento efectivos pueden contribuir a que una persona desarrolle TEPT. Es interesante que, aunque los síntomas del TEPT generalmente emergen inmediatamente después o dentro de unos meses del evento traumático, ese no siempre es el caso. TEPT puede desarrollarse años después. Cuánto dura el TEPT también varía: algunos sufren durante años, mientras que otros se recuperan en varios meses.

El TEPT resultado de la participación en combate parece ser único de otras formas de TEPT. En situaciones de combate, el personal militar a menudo es tanto víctima como agresor, una dinámica que agrega complejidades al problema. A menudo, aquellos con TEPT específico de combate exhibirán depresión, sentimientos extremos de culpa, hipervigilancia y baja autoestima. Puede ser particularmente difícil para los veteranos de combate procesar las atrocidades que han presenciado, llegar a un lugar de aceptación sobre las cosas que se les ha encomendado hacer y readjustarse a una vida no combativa. Para el personal militar cristiano, puede ser especialmente difícil aceptar quitar la vida de otro, incluso en un acto de guerra. Los cristianos conocen el valor profundo que Dios pone en la vida humana y a menudo se sienten extremadamente culpables por quitar la vida de otro, incluso en lo que sería considerado una circunstancia justificable. Muchas veces, los veteranos de combate cristianos son más conscientes de su estado pecaminoso que otros cristianos. Pueden sentirse indignos del amor de Dios debido a las cosas que se les exige en el servicio militar. Aquellos que padecen TEPT de combate pueden encontrar extremadamente difícil aceptar el perdón de Dios. Pueden agonizar por las decisiones que tomaron en las muchas situaciones sin ganar en las que se encontraban durante la guerra. También pueden tener flashbacks persistentes de las horribles realidades de la guerra, así como sentir constantemente en estado de alerta máxima debido a meses de vivir en situaciones que amenazan la vida.

Independientemente de las circunstancias, hay esperanza. En primer lugar, esa esperanza proviene de Dios.

El proceso de tratamiento debe implicar una combinación de curación física, mental y espiritual. Muchos requerirán ayuda profesional. Para aquellos con TEPT relacionado con el combate, probablemente sea preferible recibir ayuda de alguien experimentado en el tratamiento del TEPT específico de combate. Hay múltiples remedios terapéuticos para el TEPT disponibles, que van desde la terapia de conversación (a menudo terapia cognitiva conductual), la reprocesamiento cognitivo, la desensibilización y reprocesamiento por movimiento ocular (EMDR) y otros métodos. Los medicamentos también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Ciertamente, una red de apoyo: consejeros, médicos, familiares, pastores, la comunidad de la iglesia, es importante en el proceso de recuperación. Por supuesto, el apoyo más importante es Dios, nuestro último Sanador y Consejero. David escribió: “Desde el extremo de la tierra clamo a ti cuando mi corazón desfallece. Llévame a la roca que es más alta que yo, porque tú has sido mi refugio y una torre fuerte contra el enemigo”. (Salmo 61:2–3). Es nuestra responsabilidad ejercer la fe en Dios, permanecer en la Palabra, clamar a Dios en oración y mantener la comunión con otros creyentes. Vamos a Dios en nuestra angustia y hacemos uso de los recursos que Él proporciona.

Aquellos que sufren de TEPT por cualquier experiencia deben reconocer que el tratamiento tomará tiempo, y eso está bien. Algunos han comparado esto con el "aguijón en la carne" de Pablo (2 Corintios 12:7–10). Dios ofrece sanidad, pero de la manera y el tiempo que Él considera oportunos. Mientras tanto, Él da suficiente gracia para soportar las dificultades. Los aguijones son dolorosos, y el TEPT es ciertamente un gran aguijón. Pero podemos seguir acudiendo a Dios y recordándonos de Su fidelidad (Lamentaciones 3; 1 Corintios 1:4–9).

La verdad es un componente clave para afrontar o superar el TEPT. Recordarse a uno mismo que Dios ama, perdona y valora a Su pueblo es sumamente importante. Saber quién dice Dios que somos y definirnos por Sus estándares en lugar de por lo que hemos hecho o lo que se nos ha hecho es importante. No necesitamos identificarnos como víctimas o agresores. En Dios, podemos identificarnos como hijos amados (Romanos 8:14–17; Efesios 1:3–6; 1 Juan 3:1–3), sellados en el Espíritu Santo (Efesios 1:13–14), perdonados (Romanos 5; Efesios 1:7–10; 1 Juan 1:8–9), y redimidos. Perder a un amigo cercano o un miembro de la familia es increíblemente difícil, y muchos pueden sentirse indignos de haber sido salvados. Pero quienes sienten "culpa del sobreviviente" pueden recordar la verdad de la soberanía de Dios y que Él tiene un propósito para la vida de todos. Dios amaba a quienes fueron víctimas de la guerra o algún otro delito o tragedia tanto como ama a los que sobrevivieron. Su propósito para cada persona es único. Reemplazar la mentira de que somos indignos de haber vivido con la verdad de que Dios tiene un plan y valora nuestros días en la tierra es clave (Efesios 2:10; 5:15–16).

Hablar la verdad sobre las cosas prácticas también es importante. A menudo, aquellos con TEPT se sentirán en peligro cuando la situación no lo justifique. Recordarse a sí mismo que esta no es la situación traumática pero es una situación nueva y segura es importante. También es importante decir la verdad de que el TEPT no es una excusa para el mal comportamiento. Es probable que el TEPT contribuya a algunos patrones de pensamiento y comportamiento negativos. Esto es comprensible, pero debe ser resistido.

Tener una comunidad de apoyo que ofrece gracia y perdón y habla la verdad en amor es increíblemente importante. Y es vital que la comunidad que apoya al que padece TEPT también reciba apoyo. Permanecer conectado a la iglesia local es crucial. El tiempo con Dios a través de la oración y la lectura de Su Palabra es importante tanto para el que padece TEPT como para su familia. El autocuidado y hacer cosas que son relajantes y refrescantes también son importantes. A menudo, el TEPT se siente como si se apoderara de la vida de uno. Hacer cosas que son agradables y vivificantes es tan importante como enfrentar el TEPT de frente.

El TEPT es un desafío difícil que requerirá una fuerte fe en Dios y la voluntad de perseverar. Pero Dios es fiel, y cada día podemos elegir rendirnos al amor de Dios, luchar contra el TEPT lo mejor que podamos, y finalmente descansar en la gracia y la compasión de Dios. El TEPT no es algo que ignorar sino algo que entregar a Dios y con el que participar activamente. Estamos invitados a acercarnos a Dios con audacia y derramar nuestros corazones ante Él (Hebreos 4:14–16). Nos aseguran que nada puede separarnos de Su amor (Romanos 8:35–38). Dios puede restaurar la salud mental del aquejado de TEPT. Al final, Dios incluso puede usar la situación para Su gloria. "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquiera tribulación, con la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por Cristo nuestra consolación" (2 Corintios 1:3–5).

Una nota rápida para aquellos que conocen a alguien que padece TEPT: Como se indicó anteriormente, una comunidad de apoyo es vital. Los creyentes están llamados a "animar a los desalentados, ayudar a los débiles, ser patientes con todos" (1 Tesalonicenses 5:14). Se nos exhorta a "Llevar los unos las cargas de los otros, y cumplir así la ley de Cristo" (Gálatas 6:2). Esto incluye amar y cuidar a aquellos con TEPT en medio de nosotros. Proporcionar amor y apoyo a alguien con TEPT puede ser un desafío. Puede ser abrumador escuchar sobre el trauma. O puede parecernos que el progreso no está ocurriendo lo suficientemente rápido. Algunos podrían incluso preguntarse por qué la persona reaccionó al trauma tan profundamente en primer lugar. Cuando tenemos estas reacciones, es bueno recordar el amor de Cristo, que "el amor es paciente, no lleva un registro de los errores. El amor no se deleita en el mal sino que se regocija con la verdad. Siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera" (1 Corintios 13:4–7). Solo podemos amar de esta manera cuando nosotros mismos estamos llenos del amor de Cristo. Necesitamos ser alimentados espiritualmente por Él. A menudo esto sucede a través de cosas como el tiempo con Dios en Su Palabra, oración, agradecimiento y tiempo con otros creyentes. Reconozca que el TEPT es real. Esté dispuesto a relacionarse con aquellos que soportan esta prueba. Reconozca que hacerlo podría ser una prueba para usted. Busque apoyo. Invite a otros creyentes a funcionar como la familia de Dios y a cuidar a los que están sufriendo en medio de ellos. Ore por Dios para dar sabiduría, para dar sanidad, y para dar paz. Dependa del Espíritu Santo que mora en nosotros. Confíe en que Dios es fiel (Hebreos 13:5–6).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre el TEPT?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries