¿Qué dice la biblia acerca del abuso infantil?


Pregunta: "¿Qué dice la biblia acerca del abuso infantil?"

Respuesta:
La biblia específicamente no utiliza el término abuso infantil. Lo que la biblia si nos dice es esto: los niños tienen un lugar especial en el corazón de Dios y cualquiera que lastime a un niño está trayendo sobre sí la ira de Dios. Cuando los discípulos de Jesús trataron de impedir que los niños vinieran a Jesús, Él los reprendió e invitó a los niños para que estuvieran a su lado, diciendo: "Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios" (Marcos 10:14). Entonces Él tomándolos en sus brazos los bendijo (versículo 16). La biblia promueve la bendición de los niños, y no el abuso de ellos.

Los niños son abusados y maltratados de diferentes maneras, y todo esto es abominable a Dios. La biblia prohíbe el maltrato infantil en las advertencias que hace contra la ira indebida. Muchos niños son víctimas de palizas como resultado de la ira y otros abusos físicos cuando sus padres desfogan su ira y frustración en sus hijos. Aunque algunas formas de disciplina física pueden ser bíblicamente aceptables, tal disciplina nunca se debe aplicar en un momento de ira. Pablo le recuerda a los Efesios, "Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo" (Efesios 4:26-27). Proverbios 29:22 dice, "El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca". No hay lugar para la ira injusta o descontrolada en la vida de un cristiano. Se debe confesar la ira a Dios y manejarse de forma adecuada mucho antes de que llegue el momento del abuso físico contra un niño o contra cualquier otra persona.

La biblia también prohíbe el maltrato infantil en la condena que hace del pecado sexual. El abuso o acoso sexual es particularmente devastador, y en las escrituras abundan advertencias contra este pecado. Forzar a un niño para un acto sexual es un delito malvado y horrible. Además de cometer un pecado sexual, el autor también está atacando la inocencia de una de las personas más vulnerables del mundo. El abuso sexual viola todo acerca de una persona, desde su comprensión de sí mismo hasta los límites físicos y su conexión espiritual con Dios. En un niño, estas cosas están tan poco establecidas, que a menudo se alteran de por vida y sin la ayuda adecuada no se podrían sanar.

Otra forma en que la biblia condena el maltrato infantil es en su prohibición del abuso psicológico y emocional. Efesios 6:4 advierte a los padres para que no "exasperen" o provoquen a sus hijos, sino para que los críen en la "disciplina y amonestación del Señor". La disciplina verbal que lastima y sin amor, la manipulación emocional o entornos inestables, alejan las mentes de los niños de sus padres y representan su instrucción y corrección como algo inútil. Los padres pueden provocar y exasperar a sus hijos colocando exigencias irrazonables sobre ellos, menospreciándolos o encontrando fallas constantemente, produciendo heridas que pueden ser tan malas o peores que cualquier castigo físico pueda provocar. Colosenses 3:21 nos dice que no "exasperemos" nuestros hijos para que no se desalienten. Efesios 4:15-16, 25-32 dice que debemos hablar la verdad en amor y usar nuestras palabras para edificar a otros, que ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca, especialmente hacia las mentes y corazones tiernos de los niños.

Está muy claro lo que la biblia enseña acerca del tema del abuso infantil. El maltrato infantil en cualquiera de sus formas, está mal. Cualquiera que sospeche que un niño está siendo abusado, tiene la obligación de informarlo a las autoridades competentes. Aquel que ha sido víctima del abuso o que haya abusado de niños, puede encontrar esperanza, sanidad y perdón en Jesucristo. El hablar con un pastor cristiano o encontrar un consejero cristiano o un grupo de apoyo, puede ser un buen lugar para comenzar el viaje hacia la plenitud.

English

Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la biblia acerca del abuso infantil?

Suscríbete a la pregunta de la semana