settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo debería un cristiano ver el TDA (Trastorno de Déficit de Atención) y el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad)?

Respuesta


El TDA y el TDAH son trastornos ampliamente debatidos. El TDA tiende a describir a aquellos individuos que luchan con la falta de atención. La falta de atención se describe como poseer algunas o todas las siguientes características: comete descuidos en los trabajos escolares, trabajo u otras actividades; tiene dificultad para sostener la atención en tareas o actividades de juego; parece que no escucha cuando se le habla directamente; no sigue las instrucciones y no termina los trabajos escolares, las tareas domésticas o las obligaciones en el lugar de trabajo; tiene dificultad para organizar tareas y actividades; evita, no le gusta, o está reacio a participar en tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido; pierde cosas necesarias para tareas o actividades; se distrae fácilmente con estímulos externos; olvida cosas en las actividades diarias.

El TDAH, por otro lado, tiende a describir a aquellos individuos que luchan no solo con la falta de atención, sino también con la hiperactividad y la impulsividad. El individuo puede tener algunas de las características anteriores junto con algunas de las siguientes: mueve las manos o los pies o se retuerce mientras está sentado; se levanta de la silla en situaciones en las que se espera que permanezca sentado; corre o escala excesivamente cuando ese comportamiento es inapropiado; tiene dificultades para jugar o participar en actividades de ocio en silencio; está "en movimiento" o actúa como si estuviera "impulsado por un motor"; habla demasiado; interrumpe respuestas antes de que las preguntas hayan terminado; tiene dificultad para esperar su turno; interrumpe o se mete en los demás (por ejemplo, se entromete en conversaciones o juegos).

Aunque muchos creen que los trastornos están sobre-diagnosticados o mal diagnosticados, son condiciones reales y médicas que persisten a lo largo de la vida. Aunque el TDA y el TDAH suelen diagnosticarse en la infancia, a veces una persona no recibe tal diagnóstico hasta la edad adulta. La investigación ha demostrado diferencias físicas y químicas en el cerebro de aquellos con TDA y TDAH. A menudo, la medicación es un método de tratamiento útil. Otras opciones de tratamiento efectivas incluyen la neuro-retroalimentación o "entrenamiento cerebral", el ejercicio regular y los cambios en la dieta. También es útil enseñar a los afectados diferentes mecanismos de afrontamiento y adaptar los entornos de aprendizaje para adaptarse mejor a sus necesidades. Hay innumerables recursos útiles que un médico, consejero, profesor, otros con TDA/TDAH u otros expertos podrían recomendar. ADDitude es un recurso para información y apoyo.

Hablando bíblicamente, es importante reconocer que el TDA y el TDAH tienen implicaciones espirituales. La Biblia habla de muchos de los síntomas de comportamiento asociados con el TDA y el TDAH. Entender que el TDA y el TDAH son condiciones médicas de por vida y conocer algunas de las formas en que se pueden tratar nos ayuda a equipar mejor a aquellos con TDA y TDAH para seguir las normas piadosas. Además, saber que la esperanza del evangelio y la verdad de que Dios nos está transformando a cada uno de nosotros nos da gracia para aquellos que sufren de TDA y TDAH. Nadie vive una vida piadosa fácilmente. Reconocer nuestras limitaciones, ya sean la limitación general de una naturaleza pecaminosa o una limitación médica que afecta nuestro cerebro o una herida emocional que afecta nuestra capacidad para relacionarnos, nos ayuda a estar más conscientes de nuestras debilidades y más sintonizados con las formas en que Dios puede mostrarse fuerte en esa área (2 Corintios 12:9-10). Con eso en mente, veamos lo que la Biblia dice sobre los comportamientos asociados con el TDA y el TDAH. Los siguientes son enseñanzas bíblicas sobre la cuestión de la atención:

1. Dios reconoce que algunas tareas son difíciles, pero es bueno que seamos fieles con nuestras tareas (Proverbios 6:6–8; Colosenses 3:23).

2. Dios reconoce que es difícil mantenerse enfocado, pero hay recompensas por mantenerse enfocado (Proverbios 12:11).

3. Dios reconoce que es difícil establecer prioridades, pero hay recompensas por hacer buenas elecciones (Proverbios 24:27).

4. Dios reconoce que es difícil escuchar la instrucción, pero hay recompensas por escuchar a quienes están enseñando (Proverbios 7:24; Santiago 1:19).

5. Dios reconoce que es difícil recordar las cosas; por eso nos dice que desarrollemos recordatorios (Proverbios 6:20–21; Deuteronomio 6:6-8; 2 Pedro 1:12–15).

Las siguientes son enseñanzas bíblicas sobre el tema del autocontrol:

1. Normalmente no exhibimos autocontrol; es un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:23), así como algo que añadimos a nuestra fe (2 Pedro 1:6).

2. El apóstol Pablo describe el dominio de su cuerpo como una batalla (1 Corintios 9:27).

3. La Biblia alienta el control del uso de nuestras palabras (Proverbios 10:19; Mateo 12:36).

4. Se nos aconseja que el control de nuestras vidas comienza con el control sobre nuestras mentes (Proverbios 25:28; Filipenses 4:8).

Las siguientes son enseñanzas bíblicas sobre la impulsividad:

1. Dios afirma que hay consecuencias por ser precipitado (Proverbios 21:5).

2. Hay valor en escuchar antes de hablar (Santiago 1:19).

3. Es sabio escuchar un asunto antes de responder (Proverbios 18:13).

4. La paciencia y la longanimidad (contener la pasión) son signos de madurez espiritual (Gálatas 5:22; Santiago 1:2–4).

Por lo general, uno se enfoca en el comportamiento negativo sin darse cuenta de que hay rasgos positivos detrás de esos comportamientos. La persona soñadora o descuidada tiende a ser bastante imaginativa. La persona impulsiva tiende a tener una carga para hacer las cosas. La persona hiperactiva tiende a tener una energía abundante que puede desviarse para beneficio de otros. Es importante que tales individuos sean considerados por el papel que desempeñan en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:11–26).

El autocontrol, la atención y la falta de impulsividad se consideran señales de sabiduría y madurez. La Biblia describe la vida cristiana como una experiencia de "unos a otros". Los creyentes se reunían diariamente en la iglesia primitiva (Hechos 2:46) y se nos anima a motivarnos y alentarnos mutuamente (Hebreos 10:24–25). En lugar de dar a las personas un pase por sus comportamientos o condenarlos por sus comportamientos, deberíamos ayudarlos a cambiar sus comportamientos. Es el papel de los padres y la iglesia ayudar a redirigir la atención y la energía de los individuos con TDA y TDAH. Disciplinar a individuos con TDA o TDAH puede implicar las siguientes acciones:

1) Ayudar al individuo a desarrollar un corazón de siervo. Aprender a servir a los demás ayuda a los individuos a superar tareas desagradables y a ser más pacientes (Filipenses 2:3–4).

2) Ayudar a los individuos a controlar su propio pensamiento. La Biblia habla de renovar la mente (Romanos 12:2; Efesios 4:23). Dios nos instruye a centrarnos en ocho atributos piadosos en Filipenses 4:8. Aquellos que luchan con la fantasía pueden ser alentados a pensar en aquellas cosas que son verdaderas.

3) Ayudar a los individuos a renovar sus mentes en lo que Dios enseña sobre sus comportamientos.

4) Ayudar a un individuo a establecer estructura. "Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y ordenada" (1 Corintios 14:40).

5) Modelar un comportamiento adecuado. Pablo modeló acciones piadosas para Timoteo (2 Timoteo 3:10–11). Sin lugar a dudas, muchos individuos aprenden mejor viendo que oyendo.

6) Identificar cualidades positivas. Empoderando el lugar especial que aquellos con TDA y TDAH tienen en el Cuerpo de Cristo, podemos aprovechar los dones que tienen para ofrecer.

Equipar a las personas con TDA y TDAH para vivir vidas piadosas implica muchos factores. Ciertamente, aquellos que sufren de TDA o TDAH deben buscar el consejo de un profesional médico con experiencia en el manejo del TDA/TDAH. Y los padres, pastores y todos los que trabajan con niños y adultos con TDA o TDAH también deben utilizar la Palabra de Dios, que es útil para enseñar, reprender, corregir e instruir (2 Timoteo 3:16).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo debería un cristiano ver el TDA (Trastorno de Déficit de Atención) y el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad)?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries