¿Quién es la roca en Mateo 16:18?



Pregunta: "¿Quién es la roca en Mateo 16:18?"

Respuesta:
Hay todo un debate sobre si "la roca" sobre la que Cristo edificaría Su iglesia es Pedro, o la confesión de Pedro de que Jesús es "el Cristo, el Hijo del Dios Viviente" (Mateo 16:16). Honestamente, no hay manera de estar absolutamente seguros de cuál visión es la correcta. La construcción gramatical permite las dos opciones.

La primera visión es que Jesús estaba declarando que Pedro sería la "roca" sobre la que edificaría Su iglesia. Jesús parece estar utilizando un juego de palabras. “Tú eres Pedro (petros) y sobre esta roca (petra) edificaré mi iglesia.” Debido a que el nombre Pedro significa "roca," y Jesús va a edificar Su iglesia sobre una roca – pareciera que Cristo está uniendo las dos palabras. Dios utilizó grandemente a Pedro en la fundación de la iglesia. Pedro fue el primero que proclamó el evangelio en el día de Pentecostés (Hechos 2:14-47). Pedro también estuvo presente cuando los samaritanos recibieron el Espíritu Santo por primera vez (Hechos 8:14-17), y fue el primero en llevar el evangelio a los gentiles (Hechos 10:1-48). En un sentido, Pedro fue la "base" de piedra de la iglesia.

La otra interpretación popular de la roca es que Jesús no se estaba refiriendo a Pedro, sino a la declaración de fe de Pedro en el verso 16: 'Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente.' Jesús nunca les había declarado explícitamente la totalidad de Su identidad a Pedro ni a los otros discípulos, y reconoció que Dios soberanamente le había abierto los ojos a Pedro y le había revelado quién era realmente Jesús. Su confesión de Jesús como el Hijo de Dios brotó de él, una declaración sincera de la fe personal de Pedro en Cristo. Esta fe personal en Cristo es el sello del cristiano verdadero. Todos los que han colocado su fe en Cristo, como lo hizo Pedro, son la iglesia. Pedro expresa esta verdad en 1 Pedro 2:4: "Acercándonos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."

Después de la confesión de Pedro, Jesús declaró que Dios le había revelado la verdad a Pedro. La palabra "Pedro," Petros, significa "pequeña piedra" (cf. Juan 1:42). Jesús luego utilizó una palabra relacionada, petra, que significa "peñasco base." La misma palabra es utilizada en Mateo 7:24, 25 cuando Jesús describe la roca sobre la que el hombre sabio edificó su casa. Pedro mismo utiliza la misma ilustración en su primera epístola: La iglesia está constituida por numerosas piedras pequeñas, "piedras vivas" (1 Pedro 2:5), que comparten la confesión de Pedro de que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Esas declaraciones de fe constituyen el fundamento de la iglesia.

Además, el Nuevo Testamento deja perfectamente claro que Cristo es el fundamento de la iglesia (Hechos 4:11, 12; 1 Corintios 3:11). Es un error pensar que Jesús le dio este privilegio a Pedro. En un sentido, todos los apóstoles jugaron un papel fundamental en la edificación de la iglesia (Efesios 2:20), pero la posición de primacía está reservada sólo para Cristo. Cristo es llamado "la principal piedra angular" (1 Pedro 2:6, 7; Efesios 2:20; Lucas 20:17; Hechos 4:11). Si Cristo es la piedra angular, ¿cómo podría ser Pedro la piedra sobre la que es edificada la iglesia?

Por lo tanto, las palabras de Jesús en Mateo 16:18 se interpretan mejor como un simple juego de palabras. Parafraseando, "Pedro, te llamas "pequeña piedra," pero de tu boca ha salido una verdad como un peñasco que será la base de la iglesia."

La iglesia católica romana alega que Pedro es la roca a la que Jesús se refería, y luego utiliza esa interpretación como evidencia de que es la iglesia verdadera. Pero, como hemos visto, la interpretación de Pedro como la roca no es la única interpretación válida. Incluso si Pedro fuera la roca en Mateo16:18, eso no le daría ninguna autoridad a la iglesia católica romana. Las Escrituras no registran en ningún sitio a Pedro en Roma. Las Escrituras nunca describen a Pedro con autoridad sobre los otros apóstoles o como el principal líder de la iglesia primitiva. Pedro no fue el primer Papa. El origen de la Iglesia Católica no está basado en las enseñanzas de Pedro ni de ningún otro apóstol.


Retornar a la página inicial de Español

¿Quién es la roca en Mateo 16:18?