¿Qué es la clave para la oración efectiva?



Pregunta: "¿Qué es la clave para la oración efectiva?"

Respuesta:
Todo el mundo quiere que sus oraciones sean "eficaces", tanto así que cuando nos enfocamos en los "resultados" de nuestras oraciones, perdemos de vista el increíble privilegio que tenemos en la oración. Que gente como nosotros puede hablar con el Creador del Universo es en sí una cosa asombrosa. Aún más sorprendente es el hecho de que Él nos oye y actúa en nuestro favor. Lo primero que tenemos que entender acerca de la oración efectiva es que nuestro Señor y Salvador Jesucristo tuvo que sufrir y morir en la Cruz para hacerlo posible que nos acerquemos al trono de la gracia para adorar y orar (Hebreos 10:19-25).

Aunque la Biblia ofrece una gran cantidad de orientación sobre cómo nosotros podemos profundizar nuestra comunicación con el Creador, la oración efectiva tiene que ver más con el que hace las oraciones que el "cómo" orar. Es más, la Escritura dice: " La oración eficaz del justo puede mucho." (Santiago 5:16) y “los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones." (1 Pedro 3:12; Salmo 34: 15), y, una vez más, "la oración de los rectos es su gozo." (Proverbios 15:8). La oración salvó al justo Daniel de la guarida del león (Daniel 6:11), y en el desierto, el pueblo elegido de Dios benefició de la recta relación de Moisés con Dios (Éxodo 16 y 17). Las oraciones humildes e inmutables de la Ana infértil resultaron en el profeta Samuel (1 Samuel 1:20), y las oraciones del apóstol Pablo incluso hicieron temblar la tierra (Hechos 16:25-26). Claramente, las apasionadas oraciones de los justos hijos de Dios pueden lograr mucho (Números 11:2).

Tenemos que asegurarnos de que nuestras oraciones están en conformidad con la voluntad de Dios. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye." (1 Juan 5:14-15). Orando en consonancia con la voluntad de Dios es esencialmente orando de acuerdo a lo que Él querría, y podemos ver la voluntad revelada de Dios a través de las Escrituras. Y si no sabemos para qué orar, Pablo nos recuerda que como hijos de Dios podemos depender del Espíritu Santo interceder por nosotros, como “el Espíritu… conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos" (Romanos 8:27). Y puesto que el Espíritu de Dios conoce la mente de Dios, la oración del Espíritu es siempre en consonancia con la voluntad del Padre.

Además, la oración es algo que los creyentes deben hacer "continuamente" (1 Tesalonicenses 5:17). En Lucas 18:1, por ejemplo, se nos dice que oremos con persistencia y " no desmayar". Además, cuando presentamos nuestras peticiones a Dios, debemos orar con fe (Santiago 1:5; Marcos 11:22-24), con acción de gracias (Filipenses 4:6), con un espíritu de perdón hacia los demás (Marcos 11:25), en nombre de Cristo (Juan 14:13-14) y como se ha dicho anteriormente, con un corazón recto delante de Dios (Santiago 5:16). Es la fuerza de nuestra fe, no la longitud de nuestras oraciones que le agrada a Quien oramos, así que no necesitamos impresionar a Dios con nuestra elocuencia o inteligencia. Después de todo, Dios sabe cuáles son nuestras necesidades incluso antes de que le pedimos (Mateo 6:8).

También, debemos asegurarnos de que no tenemos ningún pecado inconfeso en nuestros corazones cuando oramos, como sin duda sería un impedimento para la oración efectiva. “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír."(Isaías 59:2; Salmo 66: 18). Afortunadamente, "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." (1 Juan 1:9).

Otra barrera para la comunicación efectiva con Dios es orando con motivos equivocados y deseos egoístas. “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites." (Santiago 4:3). Rechazar el llamado de Dios o ignorar Su consejo (Proverbios 1:24-28), adorar a los ídolos (Jeremías 11:11-14) o hacerse de oídos sordos al grito de los pobres (Proverbios 21:13) sirven como obstáculos adicionales a una vida de oración efectiva.

La oración efectiva es una manera de fortalecer nuestra relación con nuestro Padre en el cielo. Cuando estudiamos y obedecemos Su Palabra y tratamos de complacerlo, el mismo Dios que hizo que el sol se detuviera por la oración de Josué (Josué 10:12-13) nos invita a venir audazmente ante el trono de la gracia y orar con la confianza de que Él extenderá Su misericordia y gracia para ayudarnos en nuestro tiempo de necesidad (Hebreos 4:16).


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la clave para la oración efectiva?