Preguntas de la Biblia contestadas
 

¿Cómo podemos honrar a un padre abusivo?



Pregunta: "¿Cómo podemos honrar a un padre abusivo?"

Respuesta:
Una de las preguntas más difíciles que puede hacerse a un cristiano es cómo honrar a un padre abusivo como requerido por Dios en el quinto de los Diez Mandamientos (Éxodo 20:12). Sería tanto más fácil si Dios sólo hubiera pedido que honremos a nuestros padres si son buenos, amables, y amorosos hacia nosotros, pero este mandamiento simplemente dice honrar a su padre y madre, sin calificaciones. Hay mucha gente dolida y dañada que encuentra esto casi imposible de obedecer.

La palabra "abuso" es amplia en su definición. Un niño puede ser criado bien vestido y alimentado con todas sus necesidades suministradas excepto la importantísima necesidad de amor y aprobación. Nunca se le hace ningún daño físico, sin embargo, al pasar cada año... su espíritu disminuye dentro de él cada vez más, como una planta se marchitará sin sol, desesperado por la menor manifestación de afecto, hasta que él se convierte en un adulto aparentemente normal, pero lisiado por dentro por la indiferencia de sus padres.

O el espíritu de un niño puede romperse a una edad temprana — aunque no sufre ningún maltrato físico — por ser dicho constantemente que es inútil, alguien que nunca será bueno para nada. Todo lo que intenta es despreciado hasta que se da por vencido no tratando de hacer nada en absoluto. Porque los niños muy pequeños naturalmente creen lo que les dicen sus padres, el niño que sufre este tratamiento gradualmente se retirará dentro de sí mismo, retirándose detrás de un muro invisible y simplemente existiendo en lugar de viviendo. Estos son los niños que crecen nunca sufriendo físicamente en manos de sus padres pero sin embargo lisiados en sus espíritus. Les resulta difícil hacer amigos y son incapaces de relacionarse normalmente con otros adultos.

Lo que se describe arriba son las formas más sutiles del abuso infantil. Hay, por supuesto, el tipo más obvio de abuso — el niño que es descuidado, pateado y golpeado y, peor aún, abusado sexualmente. Ahora viene la gran pregunta: Cómo obedecer el mandamiento de Dios para honrar a los padres que se comportan con tanta crueldad a sus propios hijos.

Lo primero que debemos recordar es que Dios es nuestro amoroso Padre celestial que no sólo establece una regla y espera que la obedezcamos, pero cuyas reglas están ahí para nuestro bien supremo. Si realmente deseamos obedecerle sin importar cuán imposible parece ser, Él está dispuesto y con ganas de ayudarnos a encontrar el camino. En primer lugar, por supuesto, debemos desarrollar una relación amorosa y confiada con nuestro Padre Celestial, que puede ser extremadamente difícil para aquellos que nunca han conocido lo que es amar y confiar. Los que están en esta posición deben tomar un pequeño paso y decirle a Dios en su corazón: "Yo quiero aprender a amar y confiar en ti — por favor, ayúdame." Él responderá. Él es el único que puede cambiar las emociones y actitudes y sanar relaciones dañadas y corazones quebrantados (Lucas 4:18).

Una vez establecida nuestra relación con Él, podemos ir a Él con confianza y dar nuestros problemas a Él, sabiendo que Él escucha y responde (1 Juan 5:14-15). Cualquier hijo de Dios dispuesto a confiar en Él de esta manera comenzará a sentir el Espíritu Santo obrando en su corazón. Dios tomará el corazón que ha sido convertido en piedra por una infancia abusiva y comenzar Su maravillosa obra salvadora de convertir ese corazón en uno de carne y sentimiento (Ezequiel 36:26).

El siguiente paso es estar dispuesto a perdonar. Esto le parecerá ser completamente imposible, especialmente para aquellos que han sufrido la peor clase de abuso, pero con Dios todo es posible (Marcos 10:27). La amargura se habrá arraigado profundamente en las almas de estas víctimas trágicas, pero no hay nada que el Espíritu Santo no pueda ablandar si la persona en cuestión está dispuesta. Todo lo que es necesario es traer diariamente la situación ante el Padre de misericordia y hablar con Él sobre cómo, desde un punto de vista humano, es imposible que tal conducta malvada, particularmente de padres que fueron confiados para amar y nutrirnos a nosotros como hijos, pudiera jamás ser perdonada.

No hay que temer el admitir a Dios la incapacidad de perdonar. Es cierto que esa falta de perdón es pecado, pero es sólo la falta de perdón deliberada, donde hemos endurecido nuestros corazones y jurado que nunca más consideraremos perdonar a aquellos que nos han herido tan profundamente. Un hijo de Dios que va a su Padre por ayuda con algo que él no puede hacer por sí mismo encontrará no un amenazante Dios enojado, sino un Padre que tiene solamente un corazón lleno de amor incontenible, compasión, misericordia y un deseo de ayudar.

Una vez que el Espíritu Santo ha comenzado con ternura Su obra de sanación con nosotros, nos encontraremos viendo a nuestros padres diferentemente. Tal vez el Espíritu puede revelar que los padres, o por lo menos uno de ellos, fueron tratados ellos mismos del mismo modo en la infancia y no tienen idea de lo que han hecho a nosotros emocionalmente, o su tratamiento de nosotros fue una salida para su ira acumulada. Aunque no hay ninguna explicación para su comportamiento, Dios requiere que vayamos a Él por ayuda a perdonar para que nuestras almas y espíritus no se conviertan gradualmente envenenados por amargura.

Hay testimonios de quienes sufrieron increíble crueldad y falta de amor en las manos de sus padres y aún — después de haber aprendido a depender totalmente de la misericordia y la fuerza de Dios Todopoderoso — poco a poco han encontrado sanación para sus corazones, y perdón y una actitud amorosa hacia sus padres. En la entrega de sus padres a Dios, vieron a sus padres también comenzar a cambiar, y el final glorioso de la historia era una familia feliz unida bajo Dios. Efesios 6:2-3 nos dice: "Honra a tu padre y a tu madre—que es el primer mandamiento con promesa—para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.”


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo podemos honrar a un padre abusivo?