¿Qué es el antinomismo?



Pregunta: "¿Qué es el antinomismo?"

Respuesta:
La palabra antinomismo proviene de dos palabras griegas, anti, que significa “contra”; y nomos, que significa “ley.” Antinomismo significa “contra la ley.” Teológicamente, el antinomismo es la creencia de que no hay leyes morales que Dios espere que obedezcan los cristianos. El antinomismo lleva la enseñanza bíblica a una conclusión antibíblica. La enseñanza bíblica es que los cristianos no requieren la observancia de la ley del Antiguo Testamento como un medio de salvación. Cuando Jesucristo murió en la cruz, Él cumplió la ley del Antiguo Testamento (Romanos 10:4; Gálatas 3:23-25; Efesios 2:15). La conclusión antibíblica es que no hay ley moral que Dios espere que obedezcan los cristianos.

El apóstol Pablo trató con este problema del antinomismo en Romanos 6:1-2, “Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” El ataque más frecuente sobre la doctrina de la salvación solo por gracia, es que ésta alienta el pecado. La gente puede preguntarse, - ‘Si soy salvado por gracia y todos mis pecados son perdonados, ¿por qué no pecar todo lo que quiera?’ Esa lógica no es el resultado de una conversión verdadera, porque la verdadera conversión produce un mayor deseo de obedecer, y no lo contrario. El deseo de Dios – y nuestro deseo cuando somos regenerados por Su Espíritu – es que nos esforcemos por no pecar. En gratitud por Su gracia y perdón, deseamos agradarle. Dios nos ha dado Su infinitamente grandioso regalo de la salvación a través de Jesucristo (Juan 3:16; Romanos 5:8). Nuestra respuesta es consagrar nuestras vidas a Él mediante el amor, la adoración y gratitud por lo que Él ha hecho por nosotros (Romanos 12:1-2). El antinomismo es antibíblico porque aplica equivocadamente el significado de la gracia y el favor de Dios.

Una segunda razón por la que el antinomismo es antibíblico, es que hay una ley moral que Dios espera que obedezcamos. 1 Juan 5:3 nos dice: “Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.” ¿Cuál es esta ley que Dios espera que obedezcamos? Es la ley de Cristo - “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” (Mateo 22:37-40). No, no estamos bajo la ley de Antiguo Testamento. Sí, sí estamos bajo la ley de Cristo. La ley de Cristo no es una extensa lista de códigos legales. Es una ley de amor. Si amamos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con toda nuestra fuerza, no haremos nada que lo ofenda. Si amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, no haremos nada que los dañe. Obedecer la ley de Cristo no es un requerimiento para ganar o mantener la salvación. La ley de Cristo es lo que Dios espera de un cristiano.

El antinomismo es contrario a todo lo que la Biblia enseña. Dios espera que vivamos una vida de moralidad, integridad y amor. Jesucristo no liberó de los onerosos mandamientos de la ley del Antiguo Testamento, pero eso no es una licencia para el pecado, sino más bien un pacto de gracia. Debemos luchar para vencer el pecado y cultivar la justicia, dependiendo de la ayuda del Espíritu Santo. El hecho de que somos liberados por gracia de las demandas de la ley del Antiguo Testamento, debe tener como consecuencia el vivir nuestras vidas en obediencia a la ley de Cristo. 1 Juan 2:3-6 dice, “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.”


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es el antinomismo?