www.GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Cómo puedo yo superar los sentimientos de rechazo?"

Respuesta:
Somos muy propensos a la desilusión y sentimientos de rechazo, y eso es especialmente cierto en las secuelas de una relación rota. Sin embargo, como creyentes renacidos tenemos un recurso en la Palabra de Dios que puede traer consuelo y claridad a la situación. El rechazo de una persona no significa que somos incapaces de ser amados. Pero podemos permitir que ese rechazo determine cómo nos sentimos y permitir que esa sensación afecte nuestra idea de quiénes somos, o podemos optar por seguir adelante en base a algo que es mucho más duradero.

¿Qué es eso? Para los creyentes, es nuestra posición en Cristo. Cuando nacemos de nuevo, somos aceptados. "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.” (Efesios 1:3-6).

Aunque no lo merecemos ni lo podemos ganar (Efesios 2:8-9), el Señor Jesucristo nos ha bendecido con toda bendición espiritual y nos ha hecho aceptados en Él. Esta aceptación es Su don de gracia, y trasciende cualquier y todas las sensaciones que tengamos porque se basa en la realidad de la Palabra de Dios. Como nos apropiamos de esta verdad por la fe, se convierte en realidad en nuestros corazones y vidas.

Vivir de acuerdo a nuestros sentimientos es doloroso. Seremos dolidos y decepcionados, porque vivimos en un mundo caído. Cómo reaccionamos ante ese dolor y decepción nos permitirá crecer más fuerte en nuestro caminar con el Señor o significará que caminamos heridos. Ambos resultados son nuestra elección. Dios hace posible que caminemos a través de las decepciones en la vida con un conocimiento de que Su provisión sirve para nosotros. Su gracia y consuelo son nuestros cuando descansamos en Él. Cada renacido hijo de Dios tiene todas estas provisiones y bendiciones en Cristo, pero tenemos que elegir utilizarlas. Es como tener un millón de dólares en el banco y elegir morir de hambre porque no usamos ese dinero para comprar comida.

Como creyentes no estamos definidos por nuestros fracasos anteriores o por la desilusión o por el rechazo de los demás. Nos definimos como hijos de Dios, renacidos a vida nueva, y dotados de toda bendición espiritual, y aceptados en Cristo Jesús. Ese es el factor decisivo cuando se trata de vivir en victoria. Podemos caminar en nuestras propias fuerzas y lo que el apóstol Pablo llama la 'carne', o podemos caminar en el poder del Espíritu Santo. Es nuestra elección. Dios nos ha provisto con armadura (Efesios 6:11-18), pero depende de nosotros apropiarla por la fe.

Por lo tanto, si eres un hijo de Dios, puedes sufrir decepciones en esta vida, pero como un hijo del Rey este rechazo es un pequeño contratiempo. Puedes reclamar la herencia de un hijo de Dios y seguir adelante en la gracia. El perdón de los demás y de sí mismo es un regalo que puedes dar porque es el regalo que se le dio por el Señor Jesucristo (Efesios 4:32).

© Copyright 2002-2014 Got Questions Ministries.