www.GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "He cometido _______ pecado. ¿Me perdonará Dios?"

Respuesta:
Inserta cualquier pecado que hayas cometido en el ______. Sí, Dios puede y perdonará cualquier pecado. La doctrina de la expiación es lo que explica la salvación y el perdón del pecado. Dios imputó la justicia de Cristo a quienes humildemente piden perdón de los pecados (Isaías 53:6; 2 Corintios 5:21). Dios pagó el precio completo por nuestros pecados, y los creyentes son perdonados completamente por cada pecado que cometieron: pasado, presente y futuro. También hay perdón diario cuando confesamos nuestros pecados y los abandonamos para nuestra santificación. Si comparas cualquier pecado al asesinato de Jesús, palidece en comparación, sin embargo, Jesús dijo: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen." (Lucas 23:34).

Los conceptos de la salvación y el perdón están inextricablemente vinculados. Afortunadamente, la gracia de Dios es suficiente para cada uno y todo pecado, cualquiera que sea el pecado que pones en el espacio en blanco. Recibir el perdón depende del individuo. Esta es la primera cosa; ¿recibirás tú la salvación (el perdón de los pecados) que te está ofreciendo Cristo? Si la respuesta es 'Sí', entonces tú estás completamente perdonado de toda la deuda del pecado (Hechos 13:38-39). Este perdón viene solamente por la fe en la gracia de Jesús y de Dios, no por el esfuerzo propio o las buenas obras (Romanos 3:20, 22). La salvación comienza por reconocer con humildad que nunca seremos lo suficientemente buenos para entrar al cielo por nuestros propios méritos y que necesitamos el perdón. Aceptar a Jesucristo significa creer que Su muerte y resurrección pagaron la pena por todo el pecado cometido, y que es suficiente para cubrir todos los pecados (2 Corintios 12:9).

Por tanto, si has recibido a Jesucristo como tu Salvador, Dios ya ha perdonado todos tus pecados. Si no, confiesa tus pecados a Dios, y Él te limpiará y te restaurará a la comunión con Él (1 Juan 1:8-9). Incluso con tu perdón, todavía puedes experimentar sentimientos de culpa. Sintiéndonos culpables por nuestro pecado es en realidad una reacción natural de nuestra conciencia, y está allí para recordarnos que no deberíamos repetir los patrones pecaminosos. Comprender que Jesús es totalmente capaz de perdonar cualquier medida de pecado es la esperanza de nuestra salvación. Entender el perdón es la cura para estos sentimientos de culpabilidad.

Sabiendo que el perdón es un precioso, elegante regalo de un Dios que nos ama, nos permite ver lo verdaderamente maravilloso que Él es. Cuando contemplamos nuestro propio pecado y lo tan miserables e indignos del perdón que somos, resulta claro que Dios es amoroso, compasivo y digno de nuestra adoración. Nuestro orgullo pecaminoso que se resiste a pedir perdón es lo que se interpone entre nosotros y una relación con un cariñoso Salvador. Pero para los que piden perdón, pueden creer que Jesús es suficiente y dispuesto a perdonarlos y salvarlos de sus pecados, y en última instancia entrarán en sus atrios con alabanza (Salmo 100:4).

© Copyright 2002-2014 Got Questions Ministries.