www.GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Habrá literalmente calles de oro en el cielo?"

Respuesta:
Las calles de oro del cielo a menudo se referencian en cantos y poesía, pero más difícil de encontrar en la Biblia. De hecho, hay solamente un pasaje de las Escrituras que hace referencia a las calles de oro, y esto es en la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén: "... la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.” (Apocalipsis 21:1,21). ¿Nos dice este versículo que literalmente habrá calles de oro en el cielo? Y si es así, ¿cuál es la importancia o significado de calles de oro literales?

La palabra griega traducida 'oro' es chrusion, que puede significar “oro, joyas de oro, o superposición.” Así que traducirlo "oro" es apropiado. De hecho, las luchas de interpretación suelen suceder cuando la gente intenta determinar cuáles partes de la Biblia deberían tomar literalmente y cuáles partes tomar en sentido figurado. Una buena regla general al estudiar la Biblia es tomar todo literalmente, a menos que no tiene sentido hacerlo. Y en este capítulo del Apocalipsis, Juan no simplemente tira al azar términos descriptivos. En las primeras partes del Apocalipsis 21, Juan es dado una vara para medir la ciudad (v.15), y describe específicamente la pared del cielo como compuesta de jaspe y la propia ciudad de oro (v.18). También describe los fundamentos de las murallas de la ciudad compuestos por muchas piedras preciosas y joyas específicas (v.19-20). Así, con estos detalles en mente, la descripción de calles de oro encaja aquí.

Si las calles del cielo son de oro, entonces ¿cuál es el punto? En primer lugar, observa la condición del oro. Cuando se descubre oro en la tierra, no es en la condición deseable que buscan los joyeros. El oro debe ser fundido para sacar las impurezas, dejando solamente el oro puro. El oro que Juan vio en el cielo era de tal calidad que parece ser transparente con el fin de reflejar la luz pura de la resplandeciente gloria de Dios. La habilidad de Dios para purificar no se limita sólo a oro; Dios ha purificado a todos quienes entrarán en Su cielo a través de la sangre de Jesucristo. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). No sólo es la Ciudad Santa de Dios una de pureza por Su diseño, así también son los ciudadanos de esa ciudad.

Hay algunos eruditos que no sostienen la idea de que las calles doradas del cielo son literales. Sin embargo, simplemente mirando el texto que Dios nos ha dado en el contexto de la revelación de Juan, parece que no hay razón para dudar esto. Sin embargo, nuestra atención en la eternidad apenas se centrará en los tesoros terrenales. Mientras el hombre persigue tesoros como el oro en la tierra, un día esto no será más que una fuente de pavimento para el creyente en el cielo. No importa cuántas joyas preciosas o materiales conforman la construcción física del cielo, nada volverá a ser de mayor valor que el Dios que nos ama y murió para salvarnos.

© Copyright 2002-2014 Got Questions Ministries.