Preguntas de la Biblia contestadas
 

¿Pueden las mujeres servir como diáconos en la iglesia?



Pregunta: "¿Pueden las mujeres servir como diáconos en la iglesia?"

Respuesta:
La Escritura no es lo suficientemente clara acerca de si una mujer puede o no servir como diácono. La declaración de que los diáconos deben ser "hombres honestos" (1 Timoteo 3:8) y el requisito "marido de una sola mujer" (1 Timoteo 3:12) parecería descalificar a las mujeres para servir como diáconos. Sin embargo, algunos interpretan 1 Timoteo 3:11 como si se refiriera a mujeres diáconos, porque la palabra griega traducida como "esposas" puede también ser traducida como "mujeres." Probablemente Pablo se refiere aquí no a las esposas de los diáconos, sino a las mujeres que sirven como diáconos. El uso de la palabra “asimismo” como introducción en el versículo 8, sugiere un tercer grupo de líderes, además de los ancianos y los diáconos. Además, Pablo no dio ningún requisito para las esposas de los ancianos, al enumerar los requisitos para el cargo de anciano. ¿Por qué entonces enumeraría los requisitos para las esposas de los diáconos? Si fuera importante que las esposas de los líderes se comportaran de una cierta manera, es lógico suponer que él estaría más preocupado—o al menos igualmente preocupado—por las esposas de los ancianos, ya que los ancianos tienen una posición más prominente en la iglesia. Pero él no les hace ninguna exigencia a las esposas de los ancianos.

Romanos 16:1 se refiere a Febe con la misma palabra que Pablo utiliza en 1 Timoteo 3:12. Pero, no está claro si Pablo está diciendo que Febe es un diácono o sólo una sierva. En la iglesia primitiva, las siervas mujeres cuidaban de los creyentes enfermos, los pobres, los extranjeros, y los que estaban en prisión. Ellas enseñaban a las mujeres y a los niños (Tito 2:3-5). Puede que Febe no haya sido designada oficialmente como "diácono," pero Pablo la estimaba lo suficiente como para confiarle la tremenda responsabilidad de llevar su epístola a la iglesia en Roma (Romanos 16:1-2). Evidentemente, él no la veía como inferior o menos capaz, sino como un valioso miembro de confianza del cuerpo de Cristo.

La Escritura no apoya la idea de mujeres sirviendo como diáconos, pero tampoco las descalifica. Algunas iglesias han instituido el oficio de diaconisa, pero la mayoría lo diferencian de alguna manera del oficio de diáconos masculinos. Si una iglesia instituye el cargo de diaconisa, el liderazgo de la iglesia debe asegurarse que la diaconisa se someta a las restricciones que Pablo pone en el ministerio de las mujeres en otros pasajes (como 1 Timoteo 2:11-12), así como todo el liderazgo debe someterse a la estructura de autoridad de la iglesia, y en última instancia, a nuestra autoridad suprema, Jesucristo.


Retornar a la página inicial de Español

¿Pueden las mujeres servir como diáconos en la iglesia?